ECCHR! EUROPEAN CENTER FOR CONSTITUTIONAL AND HUMAN RIGHTS

 

DERECHOS HUMANOS Y DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS

El respeto de los derechos humanos a nivel mundial es una de las tareas más importantes de nuestro tiempo. Incluso a comienzos del siglo XXI se siguen produciendo violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos en todas las regiones del Planeta. El genocidio, la tortura, los desplazamientos forzados, la represión, la discriminación, las privaciones de libertad o las persecuciones por motivos étnicos, políticos y religiosos son prácticas tan extendidas como las restricciones de los derechos sociales, económicos y culturales. Muchos gobiernos y autoridades estatales ,a lo largo de décadas, han cometido de forma activa tales delitos, o los han tolerado y han negado a los seres humanos sus derechos más elementales. Pero también a través de brutales prácticas empresariales, las empresas privadas han dañado y vulnerado a menudo los derechos humanos. Hasta hoy, rara vez se han exigido responsabilidades a los causantes de las violaciones de los derechos humanos. No obstante, desde la creación de los Tribunales Militares de Tokio y Núremberg se ha reconocido la necesidad de perseguir penalmente tales atrocidades. La impunidad de los responsables instiga la comisión de nuevos delitos. Para una protección efectiva de los derechos humanos, el uso de herramientas legales adquiere cada vez un mayor significado. En el pasado, se iniciaron en Europa algunos de los más importantes e innovadores casos para la defensa de los derechos humanos, como las imputaciones presentadas en España contra el antiguo Presidente de Chile, Augusto Pinochet, y la Junta Militar argentina; o las realizadas en Alemania y Francia contra el antiguo Secretario de Defensa norteamericano, Donald Rumsfeld y el Ministro del Interior uzbeco, Zakir Almatow. Estas iniciativas individuales han puesto de relieve la necesidad de una organización independiente que pueda coordinar de manera efectiva los casos de derechos humanos en Europa, así como desarrollar estrategias jurídicas. Como ha mostrado el “Programa de vuelos de la CIA”, los responsables de graves violaciones de los derechos humanos operan a menudo más allá de sus fronteras, a nivel internacional, lo que hace indispensable una estrecha cooperación entre las organizaciones de derechos humanos y las asociaciones de abogados, tanto a nivel europeo como internacional.

ECCHR

El Centro Europeo por los Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR, por sus siglas en inglés) es una organización de derechos humanos independiente, sin ánimo de lucro, con sede en Berlín. Fue fundada en 2007 por un pequeño grupo de abogados de renombre para garantizar y proteger los derechos humanos con los mecanismos jurídicos contenidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como en otras declaraciones internacionales y textos constitucionales nacionales. Por ello, ECCHR se ha comprometido a utilizar el derecho, de forma creativa y efectiva, como motor para acometer cambios sociales. ECCHR quiere mejorar la conexión entre los abogados y activistas europeos para que compartan sus conocimientos y experiencias en la lucha por los derechos humanos y así desarrollen estrategias conjuntas más allá de las fronteras.

 

LANZAMIENTO DE EL DESPERTAR DE LOS CUERVOS DE JAVIER REBOLLEDO

LANZAMIENTO DE EL DESPERTAR DE LOS CUERVOS DE JAVIER REBOLLEDO

CEIBO EDICIONES tiene el agrado de invitarle al lanzamiento del libro El despertar de los cuervos; Tejas Verdes, el origen del exterminio en Chile, investigación del periodista Javier Rebolledo.

El evento se realizará el día sábado 31 de agosto a las 19:00 hrs. en Club Providencia, ubicado en Avda. Pocuro #2878, Salón Múltiple, comuna de Providencia, Santiago.

Las presentaciones estarán a cargo del ex Ministro de la Corte de Apelaciones Alejandro Solís, la Premio Nacional de Periodismo Faride Zerán y el periodista Jorge Escalante. 

Se ruega puntualidad.
Se ofrecerá un vino de honor. 
Se ruega confirmar su asistencia a: ceibo.ediciones@gmail.com

Comentario de Rodrigo Alvarado publicado el 22 Agosto en The Clinic

INVESTIGACIÓN PERIODÍSTICA REVELA LOS CRÍMENES DE LA HORA CERO DE MANUEL CONTRERAS
Tejas Verdes: la cuna de la DINA

En estos días, el periodista Javier Rebolledo presentará El despertar de los cuervos (Ceibo), un libro en el que ahonda en la historia del Regimiento Tejas Verdes, cuna de los experimentos de tortura en Chile, y que recoge testimonios que sitúan allí a Cristián Labbé y al diputado Rosauro Martínez. Además, recoge las denuncias de guaguas robadas y entregadas en adopción.

EL DESPERTAR DE LOS CUERVOS
Javier Rebolledo
Ceibo Ediciones
2013
385 páginas

Vea, aquí, entrevista a Javier Rebolledo, en CNN 

En 2005, mientras reporteaba temas vinculados con el abuso infantil en organismos del Estado, el periodista Javier Rebolledo se topó con el hallazgo de cinco cédulas de identidad abandonadas en un centro del Servicio Nacional de Menores (Sename). Las habían encontrado en un clóset del centro El Arrayán, en la comuna de San Joaquín y no se sabía más que los documentos databan de los años setenta. La casona colonial había sido el centro de detención Tres Álamos de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

Las cédulas fueron entregadas al Ministerio del Interior y al mismo tiempo Rebolledo comenzó a rastrear su origen. Aunque no encontró las identidades de ese olvido de la dictadura, una de ellas correspondía a un torturado. Sin embargo, ese hallazgo lo acercó a organizaciones de derechos humanos vinculadas a la tortura en Chile, y a sus peores silencios.

Rebolledo tuvo acceso a las declaraciones sumarias de Tejas Verdes y a la barbarie de la dictadura: quemados con cera hirviendo, ratones y arañas en los genitales, mordeduras de perro en la vagina, ingestión de sus propios excrementos, violaciones y embarazos.

“Conejillos de Indias, eso pensaban también ellos”, dice, “nunca había leído tormentos tan rebuscados y crueles como los que se dieron en Tejas Verdes. Con los años y la experiencia nada se comparó en intensidad. Esta brutalidad fue la que me llevó a querer escribir sobre este tema pasado tanto tiempo. Siempre me he preguntado si es que la gente que justifica la tortura o morigera su daño, realmente sabe qué es”.

Tejas Verdes era, en rigor, el Regimiento Escuela de Ingenieros Militares Tejas Verdes del Ejército de Chile, ubicado en San Antonio, a unos metros de la playa; base de soldados, escuela de formación de oficiales y suboficiales. Fue el primer centro de experimentación y tortura, el primer centro de formación de agentes, el primer campo de concentración. El sueño hecho realidad del teniente coronel Manuel “Mamo” Contreras, director del regimiento en ese momento: la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

Ocho años después de conocer los testimonios de Tejas Verdes, el periodista Javier Rebolledo, autor de “La danza de los cuervos” (Ceibo Ediciones, 2012) -investigación que sacó a la luz la escabrosa existencia del cuartel Simón Bolívar, único centro de exterminio conocido- lanzará “El despertar de los cuervos” (Ceibo Ediciones), el sábado 31 de agosto a las 18 horas en el Club Providencia.

El libro, que funciona como precuela de su ópera prima, será presentado por el ex ministro de la Corte de Apelaciones, Alejandro Solís, la premio nacional de periodismo Faride Zerán y el periodista Jorge “Gato” Escalante. El lugar elegido no fue una coincidencia. Ahí, en 2011 lanzó su libro el militar condenado por violaciones a los derechos humanos, Miguel Krassnoff, con la anuencia del ex alcalde y agente de la DINA, Cristián Labbé.

“En Tejas Verdes está la semilla de Simón Bolívar, de Villa Grimaldi, de la Venda Sexy, de toda la represión en Chile, de todos los detenidos desaparecidos, de todas las torturas. En Tejas Verdes se ensayaron los tormentos por primera vez. De ahí su importancia histórica y mostrarlo a través de la voz de sus víctimas o sobrevivientes”, explica.

A través del testimonio de dos mujeres del MIR, Ana Becerra y Olga Letelier, del dirigente socialista Anatolio Zárate y del trabajador Feliciano Cerda, todos detenidos en Tejas Verdes, junto a la narración de Héctor Salvo Pereira, un joven militar destinado en Tejas Verdes para el 11 de septiembre, el libro entrelaza sus historias y la de este centro de torturas y exterminio, mostrando así cómo se fue encendiendo el infierno en Chile. Infierno que además está documentado en decenas de declaraciones judiciales, algunas aún en sumario, y a las que tuvo acceso.

“Por eso se incluí las adopciones de niños por la DINA, el verdadero rol de Cristián Labbé y el del diputado Rosauro Martínez Labbé, como también el papel de profesionales de la salud, confesos judicialmente de haber enterrado gente dentro de sus predios y participado del fraude electoral de 1980”, explica Rebolledo.

LAS GUAGUAS ADOPTADAS DE LA DICTADURA

Una de las hebras que sigue el libro desde Tejas Verdes hasta el apogeo de la DINA, es el rol de doctores, enfermeras y violaciones que desembocaron en embarazos, desapariciones y abortos en la clandestinidad. Tempranamente, Rebolledo confirmó que en Chile no existe un registro de los niños nacidos en cautiverio, ya sea porque sus madres fueron detenidas estando embarazadas o porque nacieron de las violaciones de sus verdugos. Recién en 2009, el ministro Solís abrió un cuaderno reservado dentro de la causa Villa Grimaldi, para investigar posibles adopciones ilegales por parte de agentes de Estado.

El periodista tuvo acceso a la información y en el libro revela que varios hombres y mujeres que hoy bordean los cuarenta años, se han acercado al tribunal para que se investiguen sus casos. Sus muestras de ADN se han contrastado solo con material genético de familiares de diez mujeres, hoy desaparecidas, pero embarazadas al momento de su detención en Villa Grimaldi. Sin embargo los resultados han sido negativos y algunos otros están en estudio aún.

En su libro, Rebolledo revela que un agente de la DINA, brazo derecho de Contreras, adoptó a por lo menos dos bebés entre 1975 y 1976, los años duros de la dictadura. Lo hizo amparado en la estructura legal de la DINA, que le sirvió de testigo y aval, documentos que se detallan al interior de la narración. Uno de los bebés, una mujer, posteriormente fue entregada por el agente de la DINA a una funcionaria del hospital militar, quien la adoptó de manera definitiva.

Ella es Ana María Luna Barrios. Llegó al tribunal en 2010, luego que su madre le confesara que no era su progenitora. Su certificado de nacimiento indicaba que había nacido en 1976, pero la habían inscrito recién en 1979.

Interrogada por funcionarios de la Dirección de Inteligencia de Carabineros, su madre adoptiva, Marta Adriana Barrios Barrios, una antigua auxiliar de enfermería del Hospital Militar, dijo que la niña había llegado al recinto en estado de desnutrición y que al darla de alta llamaron a su abuelo y éste les dijo que la llevaran al Sename. Luego ella, encariñada, inició los trámites de adopción. Lo que no contó es que había perdido a su hijo: Agustín Luna Barrios, cabo de Ejército, murió el 11 de septiembre de 1973 en los enfrentamientos cuando intentaban sitiar La Moneda.

La justicia logró dar con la identidad del militar que había entregado a Ana María a sus actuales padres adoptivos: Hernán Valle Zapata, teniente de Ejército, fallecido. También se encontró su expediente de adopción, donde se da cuenta que originalmente Valle Zapata la inscribió solo, sin la madre. En el casillero que debe indicar su nombre señala: “no compareciente”. El documento, donde figuran como testigos la dactilógrafa Sylvia Pérez Ortúzar y el abogado Hernán Blanche Sepúlveda, ambos del área jurídica de la DINA, es parte del material inédito del libro.

También se revela la hoja de vida de Valle Zapata en la DINA, donde indica que fue parte del círculo íntimo de Manuel Contreras entre 1975 y 1977. Además se relata que Valle Zapata también “se hizo” padre de Carmen Gloria Valle Valle, nacida según el documento el 8 de marzo de 1975, de “madre NN, chilena, soltera, sin antecedentes penales”. Actualmente ella está viva.

Por su parte la hoja del abogado Hernán Blanche, quien firmaba los documentos, señala que luego, en 1979 fue “director jurídico” de la CNI. Actualmente tiene una notaría ubicada en la comuna de Pudahuel, que entre otras cosas, sirve de aval en programas de televisión, como fue el caso de Rojo Vip, hace unos años.

Junto al caso de Ana María Luna, “El despertar de los cuervos” también detalla cuatro casos más, algunos desechados por la justicia y otros actualmente en investigación. El que más llama la atención es el de Juan Ramón Painepe Melivilu, nacido dos veces: el 13 de enero según su acta de nacimiento y el 23 de abril de 1974 según el Registro Civil. Según la declaración policial su propia madre adoptiva, Marta Melivilu Ancavil, la visitadora social que vio su adopción le dijo que había nacido en el Hospital Félix Bulnes y que su madre había sido llevada por militares.

El problema para encontrar a sus padres es, según Rebolledo, que el sistema antiguo no permite que se investigue fuera de una causa, en este caso, Villa Grimaldi que es donde hay denuncia. “La única solución es que se tomara una decisión nacional con las personas detenidas desaparecidas, torturadas, y ejecutadas, de hacer un banco nacional de ADN para que se puedan contrastar con familiares de todas las mujeres que pasaron por centros de inteligencia”.

LA ESCUELITA

Para el 11 de septiembre de 1973, el Regimiento de Ingenieros Tejas Verdes estaba dotado de unos 550 soldados divididos en cinco compañías. La máxima autoridad ahí era el teniente coronel Manuel Contreras Sepúlveda. Bajo él, una plana mayor dispuesta a poner en marcha el plan de formar la DINA que el mismo Pinochet le había encomendado. Esto se detalla en el libro paso por paso, incluida la influencia de Estados Unidos a través de la Escuela de las Américas y también el “aporte” “Escuela Francesa”, en rebuscados tormentos que los comandos germanos aprendieron en Argelia y luego enseñaron en América Latina.

Los conejillos de Indias comenzaron a ser utilizados por los agentes de la DINA, recién comenzada la dictadura, según las propias confesiones judiciales que se repiten en el libro. Uno de los casos de tortura más escalofriante es el de Feliciano Cerda. Feliciano era portero de Vía Sur, la empresa de buses que la UP había hecho estatal, no tenía militancia política, pero lo culparon de que el día 11 de septiembre mató un grupo de carabineros en la población La Legua. Se le sumó el tener un hermano mirista.

La primera sesión de torturas en Tejas Verdes, fue sobre una cama mojada y partió con golpes con lo que, cree, era un machete envuelto con ropas, subió con manotazos en la ingle, luego el estómago y el esófago, hasta dejarlo sin respiración. El epílogo fue un golpe de culata en el rostro que le quebró dos piezas dentales. No confesó nada porque no sabía nada.

Su segunda salida a la sala de torturas en Tejas Verdes, ubicada en el subterráneo del casino de oficiales, acondicionado ya con las famosas parrillas y otros adminículos del infierno, fue como una regresión a la Edad Media. Los militares esta vez lo amarraron con correas de una muñeca y un tobillo. Y lo estiraron hasta suplicar por su muerte.

De vuelta a la cabaña, con sus compañeros de Vía Sur también detenidos, torturados y amenazados con la violación de sus hijas. Eran ya las sombras de unos seres humanos que se iban apagando en el reflejo del compañero destruido. Y vuelta a la sala de torturas, electricidad, heridas en las plantas de los pies abiertas con cucharas y cauterizadas con una plancha.

El olor a mierda era una señal de que aún quedaba un hilo de vida dentro del regimiento. Los detenidos comenzaban a enterarse del destino final de los recluidos en Tejas Verdes: varios fueron lanzados al mar dentro de cajas en el puerto de San Antonio, otros lanzados desde helicópteros, como declara un agente en el libro.

Las ganas de vivir se apagaban con esas palabras y el cuerpo de Feliciano era un gran moretón hinchado. Según su testimonio, los tormentos no acabaron el día que lo llamaron por altoparlante para dejarlo en libertad. Cuando se dispuso a firmar el documento que lo dejaba en libertad, casi ciego, recibió el peor de todos sus martirios. Le bajaron los pantalones, lo acostaron sobre el escritorio y comenzaron a violarlo. Luego le introdujeron un palo en el ano, se lo hicieron girar dentro y se lo pasaron por el rostro.

“Si las violaciones a los mujeres hasta ahora son un tema invisibilizado por la justicia chilena, que no ha recogido el pañuelo, las violaciones a los hombres no existen como tema. Por el asunto social, son muy pocos los que lo han denunciado. Pero sucedió muchas veces. Ese es el límite real que se cruzó en este país”, apunta Rebolledo.

En el libro se detalla que las violaciones por parte de los agentes durante los interrogatorios fue sistemática y tuvo su marcha blanca en Tejas Verdes. Incluyó botellas de Coca-Cola en el ano, fierros, palos, instrumental médico, ratones en la vagina, electricidad en todos los puntos sensibles del cuerpo, especialmente los genitales. A través del testimonio de Ana Becerra (17) y Olga Letelier (16), personajes del libro, se da cuenta de ello. Ana estaba embarazada y Olga era virgen. A ambas las torturaron con herramientas ginecológicas y les aplicaron corriente en la vagina.

“A lo que llegué también es que la tortura funciona parecido a la doctrina interna que el Ejército aplica a sus soldados. Cuando un capitán le dice a un soldado que vale menos que la suela de sus zapatos, lo está bajando al mínimo para que obedezca, para que no tenga iniciativa propia. Cuando un soldado viola a una niña o a un hombre, está intentando hacer lo mismo, que colabore. Es horrible, pero técnico”, sostiene Rebolledo.
Tan técnico, que supervisando todo se encontraba un equipo con doctores, hipnotizadores, y enfermeras encargadas que los detenidos no “se fueran” en medio de una sesión de tormentos y tuvieran que transformarlos en “paquetes”, lanzados al mar.

CRÍMENES MÉDICOS

“El despertar de los cuervos” se centra en mostrar la importancia de las matrices y de los procesos embrionarios asociados a ellas, pues, según el autor, los criminales de la DINA, pueden ser analizados y vistos de mejor forma a través de los orígenes. “Si te fijas, todo lo que pasó acá, luego se replicó en el resto de Chile. Eso es en cuanto a los centros de tortura y métodos. Pero también sucedió algo dentro de las cabezas de los soldados, de los agentes, que se permitieron llegar a esto, y que también se expandió como enfermedad en el resto de Chile”, apunta el autor.

De ahí que la narración de Patricio Salvo, aspirante a oficial de reserva para el 11 de septiembre, sea fundamental como contrapunto de lo vivido por las víctimas. El mismo experimentó la alienación, presenciando torturas y justificándolas. Hoy puede dar fe de lo que sucedió. Salvo escuchó cuando uno de los doctores de Tejas Verdes, el psiquiatra Roberto Emilio Lailhacar Chávez, explicaba a los mandos del lugar que comenzaría aplicar hipnosis debido a que los detenidos “se estaban yendo muy luego”, producto del grado de brutalidad de agentes impacientes.

Los agentes de Tejas Verdes pronto comenzaron a llamarlo “El hipnotizador”, debido a sus estrafalarios métodos de tortura. Recién en 2013, este desconocido doctor confesó judicialmente y de forma inédita, que seis cadáveres fueron lanzados por carabineros de la zona al interior de un pozo de unos treinta metros de profundidad en su fundo, ubicado en las afueras de Curacaví.

La declaración se enmarca en la investigación por la ejecución de tres campesinos de Curacaví en 1973 que lleva la ministra de la Corte de Apelaciones de San Miguel, Sylvia Pizarro y actualmente la Policía de Investigaciones y el Servicio Médico Legal se encuentran excavando al interior de su predio, buscando el pozo que habría recubierto con cemento, restos de animales y medicamentos en descomposición.

Pero las funciones de los médicos de los servicios secretos tocaron también lo político. El libro revela la confesión policial del dentista Pablo César Oyanguren Plaza, profesor de la Universidad Mayor, quien dice que en 1980 participó del fraude electoral que terminó promulgando la Constitución Política que hoy se intenta derogar. “La CNI me entregó la cédula falsa, con mi chapa, para que votara dos veces, lo que yo hice. Luego de esto me arrepentí”, señaló para el libro. En “La Danza de los Cuervos”, Jorgelino Vergara reconoce que cientos de agentes de la CNI sufragaron en reiteradas ocasiones para el plebiscito que validó la Constitución.

“Al poner a doctores, dentistas, abogados y, en general civiles, mi idea fue visibilizar la participación de ellos, algo que hasta hoy, a cuarenta años del golpe, la sociedad chilena no ha hecho. Culpar exclusivamente a los militares es tapar el sol con un dedo, pero sobre todo es una mentira”, explica Rebolledo.

El libro también se encarga de mostrar cómo los doctores que luego participaron de crímenes, partieron en Tejas Verdes, aplicando por primera vez el juramento de Hipócrates en sentido inverso. Todas las víctimas que prestan testimonio en el libro, cuentan que fueron torturados en presencia de facultativos y enfermeras encargados de determinar hasta qué punto les podían seguir aplicando electricidad, y luego de prodigarles cuidados, con el fin de recuperarlos para una nueva sesión.

EL PROFESOR LABBÉ 

Hace unos meses el ex alcalde de Providencia Cristián Labbé llegó a impartir el ramo Evolución del Pensamiento político en Chile, a los alumnos de Derecho de la Universidad Finis Terrae. Esta vez se encontró con una funa de los estudiantes. En su defensa, el ex coronel de Ejército, ex guardia de Pinochet y ex alcalde de Providencia, ha dicho que su paso por el cuartel Rocas de Santo Domingo fue para hacer clases de educación física.

En el libro se le inculpa directamente en la enseñanza de prácticas de torturas y la ejecución de éstas. Uno de los nombres claves es el mismo Anatolio Zárate, detenido en Tejas Verdes y separado de su familia el mismo 11 de septiembre de 1973. En medio de una sesión de torturas, su capucha se soltó y pudo ver a su alrededor a Manuel “Mamo” Contreras, al detective encargado de la comisaría de San Antonio, subcomisario Nelson Patricio Valdés Cornejo, al doctor Vittorio Orvieto y al teniente Cristián Labbé. También había una enfermera que no conocía.

Al teniente Labbé lo había visto pasear por el campo de detenidos, en visitas de inspección, vistiendo un buzo verde y una camiseta con la palabra “Brasil”. Por cierto ese día de octubre en que vio a Labbé coincide con los relatos de agentes de la DINA que lo tuvieron como instructor en las cabañas de Rocas de Santo Domingo. Anatolio nunca olvidó el rostro de Labbé ni de ninguno de los presentes. Ese día quedó discapacitado, lo que dentro de todo ese infierno, por lo menos sirvió para que no lo volvieran a torturar.

Hasta ahora, el único que había reconocido judicialmente a Labbé en el centro de torturas, era Zárate. Pero en el libro se revela un segundo testimonio. El denunciante es el aspirante a oficial de reserva Patricio Salvo. Ahí fue testigo de la presencia de Labbé en el subterráneo de tortura y que luego judicializó en una causa que se investiga en la Corte de Apelaciones de San Miguel, referida a los crímenes de Tejas Verdes.

“Es la primera vez que un agente, un hombre del propio lado del ex alcalde, lo reconoce en el centro de torturas, en el lugar donde exclusivamente se aplicaban tormentos y nada más. Salvo declaró esto judicialmente este año, lo cual hoy está en plena investigación”, señaló Rebolledo.

Rodrigo Alvarado 22 Agosto
The Clinic

Cultura G80 / Ceibo Ediciones

40 Años. La Ciudad sin ti. Pedro Lemebel

“LA CIUDAD SIN TI”

Quien podría haber pensado entonces que me ibas a penar el resto de la vida, como una música tonta, como la más vulgar canción, de esas que escuchan las tías solas o las mujeres cursis. Canciones de folletín que a veces aúllan en algún programa radial. Y era tan raro que te gustara esa melodía romanticona, a ti, un muchacho de la jota, en ese liceo poblacional donde cursábamos la educación media en plena Unidad Popular. Mas extraño era que, siendo yo un maripozuelo evidente, fueras el único que me daba pelota en mi rincón del patio, arriesgándote a las burlas. “Pues la ciudad sin ti…está solitaria”, no dejabas de canturrear con esa risa tristona que yo evitaba compartir para no complicarte. Hace poco, después de tantos años, volví a escuchar esa canción y supe que entonces admiraba tu candor revolucionario, amaba tu alegre compromiso que se enfureció tanto cuando supiste que los fachos iban a destruir el mural de la Ramona Parra en el frontis del liceo. Hay que hacer guardia toda la noche, dijiste, y nadie te pescó porque al otro día había una prueba. Que importa la prueba, me da una gueba, yo me quedo cuidando el mural del pueblo. Y a mi tampoco me importó la prueba, cuando escapé de mi casa a medianoche y me fui al liceo donde te encontré acurrucado empuñando un palo haciendo guardia bajo el mural de pájaros, puños alzados y bocas hambrientas. “Pues la ciudad sin ti”, reíste sorprendido al verme haciendo un espacio para que me sentara a tu lado. No lo podías creer, y me mirabas y cantabas “Todas las calles llenas de gente están, y por el aire suena una música”. Te vine a hacer compañía, compañero, dije tiritando de tímido. Bienvenida sea su compañía, compañero, me contestaste pasándome el pucho a medio consumir por tu boca jugosa. No fumo, te contesté con pudor. Entonces no fumaba, ni piteaba, ni tomaba, ni jalaba, solo amaba con la furia apasionada de los diecisiete años. Pueden venir los fachos, ¿no tienes miedo? Te contesté que no, temblando. Es por el frío, esta noche hace mucho frío. No me creíste, pero enlazaste tu brazo en mis hombros con un cálido apretón. “De noche salgo con alguien a bailar, nos abrazamos, llenos de felicidad…mas la ciudad sin ti”. Era extraño que cantaras esa canción y no las de Quilapayún o Víctor Jara, que guitarreaban tus compañeros del partido. La cantabas despacito, a media voz, como si temieras que alguien pudiera escucharte. No se…era como si me la cantaras solo a mí. “Pues la ciudad sin ti…”, musitabas cada letra en el vaho de aquella tensa noche de vigilia. Casi no sentía frío a tu lado, y hablando así despacito de tantas cosas, de tanto ingenuo adolecer, me fui relajando, adormilando en tu hombro. Pero el pavor me cortó la respiración al escuchar unos pasos en la calle. No te muevas, me soplaste al oído sujetando el garrote. Pueden ser los fachos. Y permanecimos así juntititos, con el corazón a dúo, haciendo tum tum, expectantes. Pero no eran los fachos, porque las pisadas se perdieron en la concavidad de la calle retumbando. Y quedamos de nuevo solos en silencio. “Y en el aire se escucha una música…” volviste a cantar en mi oído y así pasaron las horas y al día siguiente nos sacamos rojo en la prueba y vinieron los exámenes de fin de año y los tiempos escolares rodaron turbulentos en marchas por Vietnam y mitines en apoyo al presidente Allende. Y después, la música se corto de pronto, vino el golpe y su brutalidad me hizo olvidar aquella canción.

Nunca mas supe de ti, pasaron los inviernos de tormenta rebalsando el Mapocho de cadáveres con un tiro en la frente. Pasaron los inviernos con la estufa a parafina y la tele prendida con Don Francisco y su musiquita burlesca acompañando el cortejo de la patria en dictadura. Todo así, con show importado, con vedettes tetudas en la falda de los generales. La única música que retumbaba en el toque de queda era la de esa farándula miliquera.

Nunca mas supe de ti, quizás escondido, arrancado, torturado, acribillado o desaparecido en el pentagrama impune y sin música del duelo patrio. Algo me dice que fue así. Santiago es una esquina, Santiago no es el gran mundo, aquí algún día todo se comenta, todo se sabe. Por eso hoy al escuchar esa canción, la canto sin voz, solo para ti, y camino trizando los charcos del parque. Este invierno se viene duro, cae la tarde otoña en el cielo reflejado de las pozas. Aglomeración de autos tocan bocinas en los semáforos. Van y vienen los estudiantes con sus pasamontañas para el frío y la protesta. Los santiaguinos se agolpan en los paraderos del Transantiago en masa, en tumultos, en una muchedumbre alborotada que colma las calles… “mas la ciudad sin ti…mi corazón sin ti…está solitario”.

25 de agosto 2013

 

 

 

“LA CIUDAD SIN TI”

Macarena

Quien podría haber pensado entonces que me ibas a penar el resto de la vida, como una música tonta, como la más vulgar canción, de esas que escuchan las tías solas o las mujeres cursis. Canciones de folletín que a veces aúllan en algún programa radial. Y era tan raro que te gustara esa melodía romanticona, a ti, un muchacho de la jota, en ese liceo poblacional donde cursábamos la educación media en plena Unidad Popular. Mas extraño era que, siendo yo un maripozuelo evidente, fueras el único que me daba pelota en mi rincón del patio, arriesgándote a las burlas. “Pues la ciudad sin ti…está solitaria”, no dejabas de canturrear con esa risa tristona que yo evitaba compartir para no complicarte. Hace poco, después de tantos años, volví a escuchar esa canción y supe que entonces admiraba tu candor revolucionario, amaba tu alegre compromiso que se enfureció tanto cuando…

Ver la entrada original 674 palabras más

“Homenaje al Solidario Pueblo Holandés”, USACH

Augusto Samaniego Mesías, Decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Santiago de Chile, se complace en hacer llegar a usted, invitación a la ceremonia de inauguración  de “Homenaje al Solidario Pueblo Holandés”,

 


 

Dr. Sergio González Rodríguez, Vicerrector de Vinculación con el Medio de la Universidad de Santiago de Chile, saluda atentamente a usted y tiene el agrado de invitarle a la ceremonia de inauguración de la actividad “Homenaje  al Solidario  Pueblo  Holandés”, que se realizará en el Salón de Honor de la Institución, el día viernes 30 de agosto, a las 14 horas.

 

En la actividad se realizará un coloquio donde participarán Isabel  Allende Bussi, Senadora de la República; Nolberto Díaz, Vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores; Augusto Samaniego, Decano de la Facultad de Humanidades de nuestra Casa de Estudios, y los invitados holandeses George de Roos, Secretario  General  de  Relaciones  Internacionales  de  ABVAKABO (CUT – ANEF), Annet van  der Hoek, ex parlamentaria y Jan Joost Teunissen, periodista.

 

 

 

Santiago, agosto de 2013

   Augusto Samaniego Mesías
                  Decano
     Facultad de Humanidades
Universidad de Santiago de Chile

       27182303 – 27182302

Muestra de documentales chilenos En contexto de los 40 años del golpe de Estado. Centro Cultural Estación Mapocho.

.

CON EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA “IMÁGENES DE LA MEMORIA” Y SEMANA DE DOCUMENTALES CHILENOS EL CENTRO CULTURAL ESTACIÓN MAPOCHO COMIENZA CICLO GRATUITO EN CONMEMORACIÓN DE LOS 40 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO

.

En contexto de los 40 años del golpe de Estado, el Centro Cultural Estación Mapocho dará inicio a un ciclo gratuito de actividades conmemorativas con una muestra de documentales chilenos a partir del lunes 26 de agosto y la exposición “Imágenes de la Memoria” del destacado fotógrafo Luis Navarro Vega, que se inaugura el jueves 29, a las 19:30 horas. El programa, que pone en valor la memoria como patrimonio para el Nunca Más, se extenderá hasta el mes de septiembre e incluye un encuentro con la escritora española Almudena Grandes, teatro, charlas, funciones de danza y conciertos.

 .

.

Muestra con la que el destacado fotógrafo nacional Luis Navarro Vega (Altazor 2010) rinde homenaje a la imprescindible labor realizada por la Vicaría de la Solidaridad, desde 1976. La exposición reúne más de sesenta imágenes que retratan hitos de la realidad social y política de Chile en tiempos de dictadura, gran parte de ellas nunca antes exhibidas. La exposición será inaugurada el jueves 29 de agosto, a las 19:30 horas en la Sala Lily Garafulic del Centro Cultural, y podrá ser visitada por el público en forma gratuita hasta el 15 de septiembre, de martes a domingo, de 11:00 a 14:00 y 15:00 a 20:00 horas.

Desde el lunes 26 al viernes 29 de agosto, a las 19:00 horas en la Sala Pedro Prado, se exhibirá con entrada liberada un ciclo de cine documental chileno que incluye la proyección de las cintas “Los niños prohibidos”, de Augusto Góngora; “La ciudad de los fotógrafos”, de Sebastián Moreno; El astuto mono Pinochet con La Moneda de los cerdos”, de Bettina Perut e Iván Osnovikoff; “Reinalda del Carmen, mi mamá y yo”, de Lorena Giachino; Por la vida y Somos+, de Pedro Chaskel y Pablo Salas. 

Dirigido por Iván Insunza, el Colectivo Artístico Teatro Kapital vuelve a escena valiéndose de recursos propios de la performance y la danza contemporánea. El montaje transita entre una experiencia ceremonial y una invitación a volver a la palabra de Allende, pero ya no desde una matriz estrictamente ideológica, sino desde una multiplicidad de subjetividades desenvueltas en la creación artística como espacio vital, colmado de posibilidades y nuevos procesos, volcando  la mirada hacia la historia, la memoria, los documentos. La temporada de estreno se extenderá desde el viernes 30 de agosto al 21 de septiembre, en la Sala de las Artes del Centro Cultural, con funciones de jueves a sábado a las 21:00 horas. Reservas al correo electrónico un.nuevo.acontecimiento@gmail.com

via Con fotografia, cine documental y teatro comienza ciclo gratuito de actividades artisticas en conmemoracion de los 40 años del golpe de Estado – adrianagonigodoy@gmail.com – Gmail.

 

Gobierno chileno conmemorará los 40 años del Golpe de Estado que derrocó a Allende

Gobierno chileno conmemorará los 40 años del Golpe de Estado que derrocó a Allende

Chile

Sebastián Piñera afirmó que se recodará la fecha “para aprender de los errores que cometimos y en consecuencia evitar repetirlos en el presente”.

El ministro del Interior llamó a conmemorar los 40 años del golpe militar “sin odiosidades, ni violencia”.

  • Dom, 25/08/2013 – 
  • 0 Comentarios

El Presidente chileno, Sebastián Piñera, señaló este domingo que el Gobierno conmemorará los 40 años del golpe de Estado, el próximo 11 de septiembre, con el objeto de llamar a la reflexión en torno a lo ocurrido, pues “es parte de la cultura que queremos establecer en nuestro país”.

“Ya que nos estamos acercando a un nuevo aniversario, porque vamos a conmemorar 40 años del golpe de Estado del 11 de septiembre del 73, vamos a tener que decir cómo vamos a enfrentar ese hecho histórico en nuestro país”, indicó el jefe de Estado, tras firmar el proyecto Ley de Reciclaje que se enviará al Congreso.

 

 

 

Piñera afirmó que se recodará la fecha, “para aprender de los errores que cometimos y en consecuencia evitar repetirlos en el presente o para repetir los mismos errores que produjeron tanto daño hace 40 años atrás. Y eso también es parte de la cultura que queremos establecer en nuestro país”.

Chadwick. Por su parte, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, señaló que el Gobierno realizará una misa donde se espera participen “todas las personas que sintieron dolor durante la dictadura”.

La autoridad también formuló un llamado a la ciudadanía a conmemorar los 40 años del golpe militar “sin odiosidades, ni violencia”.

“Se puede recordar, conmemorar lo que ocurrió en Chile hace 40 años atrás, pero no traigamos nuevamente odiosidades, ni violencia”, añadió.

 

 

Programación especial de la TV abierta por los 40 años del Golpe.

Los cuatro canales de televisión abierta cuentan con parrillas programáticas de series, documentales y espacios periodísticos –algunos ya exhibidos y otros que comenzarán hoy– para conmemorar la fecha que cambió, drásticamente, nuestra historia.

Programación especial de la TV abierta por los 40 años del Golpe.doc – Google Drive.

Programación especial de la TV abierta por los 40 años del Golpe

Aporte de Jorge Araya

 

Series, miniseries, entrevistas y especiales de prensa forman parte de la oferta de los canales en víspera de este 11 de septiembre, cuando se cumplan cuatro décadas del Golpe de Pinochet.

Nación.cl – 25 de agosto de 2013

 

Ad portas de que se cumplan 40 años del Golpe Militar, los canales de televisión abierta ya cuentan con parrillas programáticas de series, documentales y espacios periodísticos para conmemorar la histórica fecha.

 

ChileVisión ya comenzó, hace dos semanas, con la miniserie conducida por Benjamín Vicuña, Chile, las imágenes prohibidas que, incluso, ha dejado en segundo lugar en la carrera por el rating a Soltera otra vez.

 

En septiembre, estrenará Ecos del desierto, miniserie dirigida por Andrés Wood, que trata sobre la vida de la abogada Carmen Hertz, quien será interpretada por María Ignacia Omegna y Aline Küppenheim. Esta miniserie saldrá de las fronteras, ya que fue adquirida por la señal TNT, también propiedad de Turner.

Las apuestas de TVN

TVN tiene contemplado el debut del documental 1973, el año que cambió nuestras vidas y la exhibición de Declaraciones, una serie de 20 microprogramas, donde realizadores de la talla de Carmen Luz Parot, Tatiana Gaviola, Alicia Scherson y Nicolás Acuña, entre otros, elaboraron historias de ficción basada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El Departamento de Prensa aportará con especiales, emitiendo ocho crónicas en el noticiero central; en tanto, Informe Especial exhibirá La generación 1973, de Mónica Pérez y Los 1000 días de la UP, de Santiago Pavlovic. Además, habrá espacios para el debate en El informante y en Vía pública.

Lo que tiene Canal 13

La estación de Andrónico Luksic pondrá al aire, a partir de este domingo 25 de agosto, los programas Los mil días que, en cuatro entregas, presenta una mirada documental al contexto político y social de Chile durante el gobierno de Salvador Allende.

 

11 íntimo será otro estreno, que mostrará el relato de 12 chilenos que vivieron, en carne propia, distintas experiencias el 11 de septiembre de hace 40 años. Ambos proyectos son conducidos por el periodista Aldo Schiappacasse.

Mega y su nuevo noticiero

 

El canal de Vicuña Mackenna abordará los 40 años de golpe de Estado con reportajes que serán exhibidos en Ahora noticias, noticiario central al mando de Soledad Onetto, que debuta este domingo, 25 de agosto, a las 21 horas.

La Red

 

El canal perteneciente a AlbaVisión, propiedad del empresario mexicano Ángel González, ya se sumó a la histórica conmemoración con entrevistas concernientes a la fecha, en Mentiras verdaderas, el late conducido por Jean Phillipe Cretton.

 

 

“La Comisión Nacional de Verdad, la Comisión de Amnistía y el proyecto ‘Marcas de Memoria’ en Brasil”,

 “Marcas de Memoria en Brasil.

Hace exactamente un año atrás se dictó esta conferencia en la UAHC de Santiago de Chile.

La destacamos hoy en el contexto de la conmemoración de los 40 Años del Golpe de Estado en Chile, hito en la Memoria de muchos países, que han tenido el proceso chileno y el Golpe de Estado como referente socio político por su especificidad en el acceso al gobierno por la Vía Electoral de la izquierda marxista.

 

 

 

 <http://www.academia.cl/>

 

 

Conferencia: “ La Comisión Nacional  de Verdad, la Comisión de Amnistía y el proyecto ‘Marcas de Memoria’ en Brasil”

 

 Nancy Nicholls , directora de la Escuela de Historia de  la Universidad Academia  de Humanismo Cristiano, tiene el agrado de invitarle a la conferencia “La Comisión Nacional de Verdad, la Comisión de Amnistía y el proyecto ‘Marcas de Memoria’ en Brasil”, que dictará el profesor Bruno Groppo, investigador del Centre National de  la Recherche Scientifique , Université de París I Pantheon- Sorbone.

 

Invita: Escuela de Historia Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

 

________________________________

 

Bruno Groppo (n. 1947) es investigador del Centre National de  la Recherche Scientifique , Centre d´Histoire Sociale de XXe Siecle, Université de París I Pantheon-Sorbone. Sus principales temas y áreas de investigación son: historia comparada de los movimientos sociales y políticos; social democracia y comunismo en Europa; el exilio y las políticas de emigración en el siglo XX, la política de  la memoria. Dentro  de su desarrollo profesional destaca sus actividades de investigación en l´Institut International d´Histoire Sociale d´Amsterdam, su desempeño como Doctor en Ciencias Políticas en el Institut d´Etudes politiques de París. Ha realizado numerosas estadías de investigación en el extranjero, en  la Universidad Libre  de Berlín, Universidad de Viena, Universidad de Zurich, Universidad de Londres, Universidad de San Petersburgo entre otras. Así mismo ha sido profesor invitado en múltiples universidades.

 <http://www.academia.cl/

Novela acerca Pinochet. Mónica Echeverría y Patricia Lutz, “Insaciables”

Para leerlo… Suena interesante cuando se ha conocido la realidad de la bestia en acción…

JV

 

 

 

 

Ambición, celos y poder: lanzan novela sobre los Pinochet

 

 

Mónica Echeverría y Patricia Lutz publican Insaciables, una historia basada en hechos reales sobre la intimidad del ex general.

 

 

por Roberto Careaga C.

                                                   

 <http://static.diario.latercera.com/201208/1605322_300.jpg

 

No quiso que nadie lo viera. Se escondió detrás de un cañón en desuso y miró: maniatado a un poste, desnudo y con una capucha, un oficial del Ejército era torturado. Un médico estaba ahí para reanimarlo. Para lo otro había un corvo. Estaban en Tejas Verdes, pocos meses después de que La Moneda fuera bombardeada en el golpe de Estado de septiembre de 1973, y el “Mamo” Contreras dirigía el interrogatorio. Augusto Pinochet, jefe de la Junta Militar, habría estado ahí para cerciorarse de que se cumplieran sus órdenes. La escena, dicen Mónica Echeverría y Patricia Lutz, es real. La conocieron de voz de un uniformado que estuvo ahí. Ellas optaron por narrarla en una novela.

 

Se llama Insaciables, llega este fin de semana a librerías y, sobre la base de una investigación, reconstruye la historia privada de la familia Pinochet. Sobre todo de la relación de Augusto y Lucía Hiriart, que acá aparecen con los nombres de Aurelio Petochet y Lucy Didier. Con las licencias narrativas de la ficción, Echeverría (Cara y sello de una dinastía, Yo, Violeta) y Lutz (hija del general Augusto Lutz) siguen la historia de ascenso de la pareja. Una historia de engaños y maltratos, pero también de complicidad.

 

Parte de lo más sabroso de la novela está en el capítulo que enumera las eventuales infidelidades del ex general. Las autoras aseguran que entrevistaron a tres amantes aún vivas. “Tenía el alma de infiel”, dice Lutz. La chispa partió en los 50, cuando la familia vivía en Ecuador: Pinochet conoció a Piedad Noé, quien puso en jaque el matrimonio. Tendría más amantes. En los 80, relata Insaciables, “las mejores mujeres de Chile le tiraban los calzones”. Aceptó a todas, dice el libro. Como respuesta, su esposa ahuyentó a todas las que pudo en público.

 

Según explica Lutz, que intentó hacer una biografía de Pinochet, Insaciables tiene el objetivo de desacralizar al matrimonio: “Ellos están mitificados, tanto por sus adeptos como por sus detractores. A Pinochet lo tienen en una dimensión de estadista o en la del dictador que cometió grandes crímenes, pero no como este personaje simplón con ambiciones mezquinas que retratamos en esta novela”.

 

Desde la detención de Pinochet en Londres, en 1998, la novela va y viene en el tiempo, siguiendo paso por paso la vida de Lucy y Aurelio, desde su niñez hasta su vejez. La mujer es retratada como una arribista insoportable, que impulsó en el hogar cada avance de su esposo para llegar al poder. De ella, dicen Lutz y Echeverría, es la idea de acercarse a las familias Tohá y Prats. También lo azuzó para que apoyara el golpe del 73.

 

Fácil de leer, Insaciables llega a ser graciosa en el retrato de la ambición de glamour de Lucy y, por añadidura, de su esposo. También traza una línea oscura. Dice Echeverría: “Hay tres grandes etapas de Pinochet. A este simplón que en el colegio le decían el burro pasan a llamarlo zorro, por la influencia de su madre y su mujer. Después, sintiéndose un todopoderoso, pasa a ser como una hiena”.