Memoria Armada de los 80s . Pepe Duran .Reseña

2012-01-24
1950 lecturas

José Miguel Carrera
especial para G80

El libro Memoria Armada de los 80s de Pepe Durán

La historia de las últimas décadas en Chile se construyó con algo más de lo que señala la historia oficial y los discursos rimbombantes que mencionan hechos importantes de la nación. Ese algo más, es por lo general, el aporte de las mayorías a los cambios políticos y sociales determinantes en el país. Es a su vez la historia de los sencillos, los buenos de corazón, los solidarios, los que no salen en la tele, la “participación de las masas” como gorgoreaba en los años 70, más de algún connotado líder político.


EDITORIAL LATINOAMERICANA PRESENTA EN ÑUÑOA ”MEMORIA ARMADA DE LOS 80s”
Libro de Fotografías de Pepe Durán:
 

El libro de fotografías Memoria Armada de los 80s de Pepe Durán, publicado por Editorial Latinoamericana nos muestra un poco de ese algo más, refleja lo que hicimos en esos años para acabar con la dictadura, como experiencia social retratada puede ser memoria colectiva para el presente.

Las fotos de Durán, dan la razón al Premio Nacional de Historia 2006, Gabriel Salazar, que en su libro En el nombre del Poder Popular Constituyente escribe: “Contra Pinochet desplegamos un arrollador movimiento social y cultural, de resistencia y supervivencia, de autogestión y empoderamiento, que surgió de todos nosotros, a todo lo ancho y largo del territorio y también fuera del país”…”Nadie esperaba eso, ni Pinochet, ni los políticos que después negociaron la transición, ni los observadores internacionales. Nadie. Fueron 22 jornadas nacionales de protesta ¡Hasta intentamos matar al tirano!”. Termina el historiador.

El libro de fotografías muestra imágenes de mucho pueblo movilizado, nos vemos haciendo porotadas, ollas comunes, comprando juntos, murales, marchas, corte de calles, irrupciones de destacamentos armados populares, misas callejeras, cacerolazos, enfrentamientos con la represión de siempre, pero vestidos y armados a la antigua como dicen los jóvenes movilizados de hoy cuando ven las fotos de los 80s.

Para botar la dictadura se tuvo que hacer más que lo que la represión de la dictadura era capaz de hacernos como pueblo y eso rompió el equilibrio, en ese momento fuimos más combatientes que víctimas. Y eso cambió la correlación de fuerzas, hizo el milagro o la alarma para que se sentaran a conversar los grandes empresarios, el gobierno de EEUU, los militares, la derecha y la Democracia Cristiana, y otros, corría peligro el modelo económico y había que consensuar, pero entre ellos.

En el libro Memoria Armada de los 80s se respira lucha, no aparecen o prácticamente no figuran los líderes que después se apitutaron y condujeron la transición. Pepe andaba en las calles sacando fotos, no en los palacios y oficinas de los negociadores. Nos vemos poderosos en esas fotos como pueblo, algo parecidos a los manifestantes del 2011. Son fotos que muestran acciones, alegrías y también mucho sufrimiento. Cada foto es un discurso popular de combate, es ver en acción a la generación que procreó a las muchachas y muchachos de hoy.

Desfilan en las imágenes Salvador Allende, Miguel Enríquez, Raúl Pellegrín, Rodrigo Rojas Denegri, José Carrasco, Jecar Negme, la Vicaría de la Solidaridad, mujeres valientes buscando sus familiares desaparecidos, las poblaciones de La Victoria y Villa Francia, el Pedagógico, la Facultad de Medicina Norte, la familia Vergara Toledo, toda una suma de resistencia, rebelión y sublevación al mismo tiempo. El libro muestra lo que fuimos capaces de hacer y quizás lo que dejamos de acometer.

Las fotos no pueden mostrar cómo terminó esa lucha de los 80s, eso lo sabemos todos nosotros. Corrían peligro los dueños de Chile y se debía buscar una salida, la llamaron “transición democrática” con ofertón de alegría engañosa incluida. Nos descuidamos, solo nos preocupamos de luchar y no de lo que se tramaba a nuestras espaldas, por eso tuvimos una salida en la medida de lo posible.

El libro de fotos es oportuno, todavía están en la retina las movilizaciones del año pasado y ya aparecieron los pactos de transición con el beneplácito de toda la clase política, los malestares de algunos son de forma, no de contenido. La propuesta se llama ahora, un nuevo Régimen Político para Chile y obviamente no ofrece nuevamente ningún cambio al modelo económico para mantener las desigualdades y el enriquecimiento ilícito de los que se creen dueños de Chile.

Ricardo Lagos, el ex presidente que dijo que habíamos salido de la dictadura con un lápiz y un papel (lo que es desmentido tajantemente con este libro) ya le dio la aprobación al Pacto DC-RN. A ver si en esta etapa que vivimos no nos engañan de nuevo.

Este libro servirá, sin lugar a dudas, a la nueva generación maravillosa de jóvenes luchadores para que estén al cateo de la laucha con los que hoy los adulan y farandulean desvergonzadamente.

Construyamos un Chile Digno

José Miguel Carrera
Santiago, enero 21 del 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s