“¡Lo agarraron!” Representaciones del arresto de Augusto Pinochet en Londres y el despertar del exilio chileno en Europa (1998-2000)

1Manuel Gárate
“¡Lo agarraron!” Representaciones del arresto de Augusto Pinochet en Londres y el despertar del exilio chileno en Europa (1998-2000)
“They caught him!” Representations of Pinochet’s arrest in London and the awakening of the Chilean exile in Europe (1998-2000)
“Ils l’ont attrapé!” Représentations d’Augusto Pinochet à Londres et à l’éveil de l’exil chilien en Europe (1998-2000)
[07/07/2016]
Abstracts

El arresto de Augusto Pinochet en Londres tuvo una serie de consecuencias jurídicas y políticas tanto en Chile como en el ámbito de la justicia penal internacional. La imagen negativa de Pinochet en Europa (política y estética) se había construido desde los primeros días del Golpe de Estado de 1973, cuestión que se debió en gran medida a los miles de chilenos que llegaron exiliados al continente, así como a la brutalidad de la represión del régimen durante sus primeros años. Menos conocido es el papel que jugaron estas mismas comunidades en el desarrollo de los acontecimientos que rodearon la detención de Pinochet en Inglaterra en 1998; la resignificación de sus identidades como diáspora política, y los alcances de este episodio en el fin de la transición política chilena.

Palabras claves :exilio, Chile, Pinochet, caricatura política

Introducción
El arresto del dictador y el despertar de la memoria
De la derrota a la posibilidad de justicia: un camino de reivindicación identitaria
Pinochet bajo arresto. La imagen y la caricatura del dictador
Una derrota con sabor a victoria
Conclusión

Introducción

1 Este artículo ha sido realizado dentro del marco del proyecto FONDECYT posdoctoral Nº3130649: “La c (…)
2 Técnicamente enfrentó un juicio de extradición en Inglaterra por querellas interpuestas por un juez (…)
1  El día 16 de octubre de 1998 será una jornada difícilmente olvidable para Chile y para las comunidades de ex refugiados políticos chilenos 1. El general Augusto Pinochet Ugarte, dictador durante 17 años (1973-1990) y senador vitalicio de la transición política chilena (hasta aquel momento un intocable), enfrentaba, por primera vez, una corte de justicia por cargos de secuestro, torturas y desaparición de personas 2. Lo impensable ocurría sin que ningún actor nacional o internacional lo hubiera previsto ni en su más afiebrada imaginación. El accidente histórico; el acontecimiento es su forma más pura, nos mostraba la posibilidad de una inflexión radical en el curso de la historia reciente de Chile y de la justicia penal internacional. El hombre que había gobernado Chile con puño de hierro, y que además lo había sometido a la transformación socio económica más radical de su historia, aparecía como un débil anciano en manos de una infinidad de actores políticos y judiciales que dieron a este caso una dimensión internacional. Se abría, de manera inédita, la posibilidad de juzgar a un ex jefe de Estado por delitos cometidos durante su mandato en un tercer país.

Imagen – Detención de Pinochet en Londres

Imagen – Detención de Pinochet en Londres
Zoom Original (jpeg, 24k)
Fuente – Fundación Salvador Allende

–––
3 Recomendamos especialmente la lectura de: Roger Burbach, The Pinochet affaire: state terrorism and g (…)
4 Ver: Roht-Arriaza, Naomi. “Pinochet Precedent and Universal Jurisdiction, The.” New Eng. L. Rev. 35 (…)
5 Sobre la cuestión de la justicia transicional y post-transicional en relación al caso Pinochet, ver (…)
2Lo que se conoce desde entonces como el “Caso Pinochet”3, constituye un ejemplo de estudio y un hito respecto de la tesis de la extraterritorialidad de la justicia para crímenes contra la humanidad (genocidio) en caso de guerra o represión a manos de agentes del Estado4. Los diversos estudios en torno a este y otros casos similares han constituido un nuevo campo de trabajo académico conocido como “justicia transicional y post-transicional”5.

6 Un interesante trabajo de sociología sobre el exilio chileno en los años ’70 y ’80, puede encontrar (…)
7 Uno de los mejores y más completos estudios sobre el exilio chileno de la dictadura militar corresp (…)
3Sin embargo, aún se desconoce bastante el papel jugado por las comunidades de exiliados chilenos en la organización de la estrategia de extradición y en la construcción de una causa judicial en contra del ex dictador. El arresto de Pinochet en Londres tuvo también un efecto aglutinador en comunidades que habían sufrido un desgaste natural de los años de exilio6 y las rutinas propias de la adaptación a las sociedades de acogida7.

8 Sobre la relación del general Augusto Pinochet con el tráfico de armas y drogas, ver: Burbach, Roge (…)
4La noticia de la detención del ex dictador en la exclusiva The London Clinic, impactó fuertemente a quienes, desde hacía años, habían abandonado toda esperanza de justicia y castigo a los responsables de violaciones a los derechos humanos ocurridas en Chile y en el extranjero durante la década de 1970 y 1980. Augusto Pinochet había viajado al Reino Unido por razones personales, entre las que se encontraba una vieja dolencia lumbar que se hizo operar en una prestigiosa clínica londinense. Además, Pinochet había sido invitado por la fábrica inglesa de armamento Royal Ordnance, con la cual hacía negocios desde fines de los años ‘808, sin jamás imaginar que sus aliados británicos de antaño, especialmente durante el gobierno de Margaret Thatcher, no podían asegurar su inmunidad al ingresar en territorio británico, gobernado en 1998 por el “Nuevo Laborismo” de Tony Blair. Fue justamente esta oportunidad la que aprovecharon los querellantes chilenos y españoles, y por requerimiento del juez Baltasar Garzón, para pedir la extradición de Pinochet y exigir su juicio en España.

9 Ver: Casilda Béjar, Ramón, La década dorada. Economía e inversiones españolas en América Latina 199 (…)
5A los pocos días del arresto, ya estaba claro que se trataba de un caso extremadamente complicado en lo judicial y con muchas aristas políticas. Por un lado, estaba la justicia española que pedía la extradición de Pinochet a contrapelo de la política diplomática del gobierno español, conducido en aquellos años por el líder de derecha, José María Aznar. Es necesario recordar las numerosas e importantes inversiones que tenía y aún posee España en las más importantes empresas de servicios chilenas9. En segundo lugar, estaba el gobierno laborista inglés que no deseaba generar problemas con sus aliados europeos (España), pero tampoco con Chile, al mismo tiempo que, y paradójicamente, la extradición de Pinochet se le presentaba como una posibilidad única de demostrar su compromiso con los derechos humanos y la justicia internacional. Un tercer actor lo constituía el Estado chileno y su gobierno de centro-izquierda, cuya política permanente fue exigir el retorno de Pinochet para ser juzgado en Chile, rechazando de paso la extraterritorialidad de la justicia penal y reclamando el principio de soberanía del derecho internacional. Por último, un cuarto actor lo constituyen justamente las comunidades de chilenos en el exilio quienes no vacilaron en poner todos sus recursos disponibles en favor de la extradición y el juicio de Pinochet en España. Para ello, también movilizaron a las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos, así como a otros gobiernos europeos que iniciaron sus propios procesos de extradición en contra de Pinochet y de otros dictadores latinoamericanos del mismo periodo.

10 Sobre el concepto de Pierre Nora de “lugares de memoria” interpretado desde el contexto latinoameri (…)
6La organización de las comunidades en exilio, y con especial énfasis de aquellas residentes en Francia, constituye un fenómeno interesante para investigar, pues con el tiempo ha tomado la forma de un “lugar de memoria”10 (no físico) y un hito que marca su identidad y la de sus hijos al constituir una experiencia común con características épicas, si bien el resultado final de todo el proceso no fue el que ellos deseaban (el proceso judicial de Pinochet en España). Tal y como lo precisa la socióloga franco-chilena Fanny Jedlicki :

11 Jedlicki, Fanny, “El caso Pinochet. Recomposiciones y apropiaciones de la memoria, Documento ILAS, (…)
“De esta manera, concurrimos, durante el “caso Pinochet”, a un verdadero regreso de la memoria para los ex-refugiados chilenos y a una redefinición de ésta en el caso de sus hijos, quienes al participar en una movilización activa, buscan apropiarse de su herencia familiar.”11

12 Según las cifras del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales del año 2013 (…)
7En otras palabras, el arresto de Pinochet en Londres puso en movimiento una serie de acontecimientos que han tenido repercusiones incluso hasta nuestros días. Un ejemplo de aquello son las causas judiciales contra ex agentes de la dictadura chilena; muchos de las cuales continúan abiertas y otras con sentencias ejecutoriadas (prisión, y prisión remitida principalmente)12.

El arresto del dictador y el despertar de la memoria

13 Un buen recuento y análisis sobre este periodo y las diferentes acciones de negociación y legitimac (…)
8 Las pocas horas que pasaron tras el arresto en Londres mostraron como Chile se polarizaba entre partidarios y detractores de Augusto Pinochet. Lo impensable había pasado por una ironía de la historia: Pinochet había viajado a un país que consideraba “cercano” y aliado tras el apoyo de la dictadura chilena al ejército británico durante la Guerra de las Malvinas (1982); en calidad de senador vitalicio, y además legitimado absolutamente por el sistema político chileno y la mayor parte de sus adversarios. Pinochet era un actor político consolidado y sólo la intervención de la justicia española puso fin a su carrera y a su influencia en un Chile acostumbrado a negociar y convivir con el legado dictatorial 13.

9Una vez confirmado el arresto, las comunidades de chilenos en Europa rápidamente comenzaron a organizarse y a retomar contactos en un frenesí ni siquiera visto cuando Pinochet enfrentó el plebiscito de 1988. Los llamados telefónicos a todas horas de la noche fueron pan de cada día para estos chilenos que veían por primera vez una posibilidad real de hacer justicia, y mejor aún, frente a quien consideran el principal responsable de sus desdichas. Se los habían “servido en bandeja” y no lo dejarían escapar, aunque tuviesen que mover el cielo y la tierra. Las manifestaciones siguieron a las conferencias de prensa y a las reuniones en Londres y en las principales ciudades europeas para coordinar las acciones de prensa, la presión política, la presencia permanente de un piquete en las calles cerca del lugar de detención del general y frente a las cortes de justicia londinenses, así como el apoyo a la estrategia judicial tendiente a lograr la extradición de Pinochet e España. Todas estas acciones debían estar perfectamente coordinadas y actuando al mismo tiempo y en varios países.

Imagen 2 – Piquete de Londres

Imagen 2 – Piquete de Londres
Zoom Original (jpeg, 208k)
Fuente: Amnistía Internacional España

14 Entrevistas con Manuel y Hernán, ambos integrantes de la comunidad de chilenos exiliados en Francia (…)
10En una época donde Internet recién iniciaba su expansión, la prioridad la seguían teniendo el teléfono, el fax, el correo postal, las fotocopiadoras y las ondas de radio. Un miembro de la comunidad de chilenos en Paris nos relató cómo la empresa de telecomunicaciones France Telecom les facilitó equipos, fotocopiadores y líneas telefónicas gratuitas para organizar las comunicaciones, utilizando además una oficina facilitada por la tienda de departamentos FNAC para funcionar como sede del movimiento14.

11Cada decisión de la justicia inglesa era celebrada o sufrida en reuniones comunes frente a las embajadas de Inglaterra o España, y con un nivel de emoción pocas veces visto en reuniones de este tipo. Ni la euforia deportiva – hace apenas algunos meses se había jugado el Mundial de Fútbol en Francia, donde la selección chilena tuvo una participación más que honrosa – había alcanzado nunca tales niveles de emocionalidad. Una mezcla de alegría y revancha reinaba entre estos chilenos, al mismo tiempo que el dolor de la memoria afloraba después de años de silencio y resignación. La fuente de todos sus dolores y sufrimientos estaba en Europa; inerme, debilitado, enfrentado a la justicia y a sus demonios; sin las infinitas capas de protección de las que siempre se había beneficiado en Chile. Ni su poder ni fortuna ni influencia podían mermar la voluntad de los exiliados de llevar a Pinochet ante la justicia española y, sobre todo, ante lo que entendían como un definitivo “tribunal de la historia”.

15 Un completo estudio sobre las memorias del exilio chileno de la dictadura pueden encontrarse en: Re (…)
16 Sobre los traumas del exilio chileno, recomendamos la lectura de: Peris Blanes, Jaume, “Trauma y de (…)
12La memoria del exilio resurgió entonces de manera inesperada y violenta, poniendo en tensión la necesidad del recuerdo con aquella del olvido ante los traumas del pasado15. Para movilizarse había obligatoriamente que recordar, verbalizar, hacer público, registrar e incluso denunciar aquello que muchas veces se guardaba como secreto incluso antes sus seres más queridos16. El dolor del exilio, la tortura, la pérdida de amigos y compañeros volvía a la superficie para juzgar al ex dictador, pero no sin dejar daños colaterales de por medio. No son pocos los casos de personas que dejaron durante semanas sus trabajos y familias para movilizar todos sus recursos y partir a Londres a luchar “por la causa”. Otros que pocas veces o nunca participaban en las actividades asociativas del exilio, se vieron impelidos internamente a tomar posición y movilizarse para impedir el retorno de Pinochet a Chile. El recuerdo de la militancia revivió en muchos, pero ahora con una causa que también sentían como internacional.

13El marco social de re-significación de la memoria en exilio lo constituye, en primer lugar, la familia, donde se transmite la memoria de una generación a otra, aunque cargada de silencios, vacíos e idealizaciones. Son los hijos de los exiliados quienes con el tiempo construyen sus propios relatos identitarios a partir de las experiencias compartidas, pero también respecto del contraste con otros relatos de pares o incluso de personas que no han compartido la experiencia del exilio. El segundo marco social de re-significación de la memoria está dado por la comunidad y sus espacios de sociabilidad: asociaciones culturales, clubes deportivos, agrupaciones políticas, etc. A los hitos originarios de la Unidad Popular, el Golpe de Estado, el fin de la dictadura y el exilio, ahora se sumaba el arresto en Londres como un cuarto hito fundacional de la memoria del exilio, pero también como un evento que permitió superar muchas diferencias acumuladas por décadas y confederar a muchas asociaciones en pos de un objetivo común: que Pinochet fuese juzgado y condenado en Europa.

17 Sobre la experiencia del exilio en primera persona, recomendamos el artículo del historiador chilen (…)
14Los acontecimientos desatados a partir de aquel 16 de octubre de 1998 abrieron un nuevo capítulo en la historia del exilio político chileno. Por primera vez las más altas autoridades europeas, incluyendo a los Lords de la Justicia Británica reconocían públicamente el carácter ampliamente represivo de la dictadura chilena, así como la propia historia de los exiliados chilenos y de otras dictaduras latinoamericanas. Al mismo tiempo, los defensores del ex-dictador se vieron obligados a reconocer algunos de esos crímenes para alegar la inmunidad soberana, poniendo de manifiesto lo que siempre había sido negado. La estrategia de la defensa no podía seguir negando lo evidente, sino que más bien se refugiaba en la soberanía estatal para demandar el retorno de Pinochet a Chile. Este hecho fue de gran importancia para las comunidades del exilio, pues se reconocía oficialmente, al menos en parte, la versión de los hechos que durante años habían relatado los exiliados a sus propias familias y amigos17.

De la derrota a la posibilidad de justicia: un camino de reivindicación identitaria

15 La socióloga Fanny Jedlicki ha definido este fenómeno como una suerte de “alivio” para toda una generación que fue acusada de urdir mentiras en contra de Chile al mismo tiempo que huían del país que decían amar. Por fin podían expulsar esos sentimientos de derrota y culpabilidad y considerarse actores de una lucha que, al parecer, no había terminado. La vergüenza recaería ahora en el gobierno de coalición de centroizquierda chileno y en aquellos que pedían el regreso del dictador por razones de soberanía o de humanidad, aludiendo a los pactos de la transición democrática y a la supuesta posibilidad de la justicia chilena de juzgar al ex dictador. Los papeles se invertían. El caso Pinochet se convirtió en la posibilidad real de salir del oprobio y mostrarse ante los suyos y cercanos como luchadores de una causa mundial: los derechos humanos.

18 Jedlicki, Fanny, « Les exilés chiliens et l’affaire Pinochet. Retour et transmission de la mémoire (…)
19 Sitio Web de Radio Cooperativa (EFE), “El arresto de Pinochet en Londres, 15 años de un caso “catár (…)
“Aquellos que durante tanto tiempo fueron aplastados por el discurso insultante del ex dictador, y que todos pensaban intocable, regresan a la escena internacional y aparecen como los actores de una lucha ejemplar”.18
“… el arresto fue catártico pues nos permitió ser escuchados y creó un espacio político para empezar a hablar de una transición democrática que aún después de 15 años no se logra. Chile aún vive bajo la Constitución política de una dictadura” (Carlos Reyes, exiliado)19.

20 Sobre las dificultades de los exiliados en su retorno a Chile, recomendamos el artículo de Loreto R (…)
16Los testimonios que tantas veces habían quedado archivados en organizaciones de defensa de los Derechos Humanos, parecían tomar nueva fuerza como argumentos y pruebas en contra de la estrategia de la defensa jurídica de Pinochet. A los sentimientos de justicia y verdad, se sumaban también gritos de rabia y revancha, como si la memoria del exilio, tantas veces reprimida, se hubiese convertido súbitamente en la reivindicación de una palabra pública que necesitaba ser expresada. Esto tomó aún más fuerza cuando muchos de los exiliados decidieron por razones económicas o familiares no regresar a Chile o retornar a sus países de acogida tras vivir la incomprensión y la indiferencia de un país muy distinto al que dejaron por la fuerza20. El Chile de la transición democrática les parecía ajeno, mediocre e incluso incomprensible, sobretodo cuando gobiernos que se decían de centro-izquierda hacían lo imposible por lograr el retorno de Pinochet. La “razón de Estado” argumentada y defendida por el gobierno concertacionista de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, alejaba aún más a estos antiguos exiliados del Chile contemporáneo, pero también los hacía despertar de la idea de un Chile imaginado, fruto de la nostalgia de la Unidad Popular, el cual había desaparecido o quizás nunca existido.

21 Para una historia del exilio chileno en Francia (que cubre un periodo anterior del arresto de Pinoc (…)
22 Stern, Steve, Luchando por mentes y corazones, las batallas de la memoria en el Chile de Pinochet. (…)
17La movilización permanente y, a veces, frenética se convirtió en la forma de vida de muchos de los chilenos exiliados que comenzaron a circular entre Londres, Paris21, Bruselas, Roma, Berlín, Viena, Madrid y Estocolmo, aunque las movilizaciones también se realizaban en distintas ciudades europeas. La lucha contra la impunidad adquirió los rasgos de una “batalla por la memoria y los corazones”, siguiendo de la expresión de Steve Stern sobre las luchas memoriales en la historia reciente de Chile22. Las reuniones y manifestaciones se multiplicaron retomando los viejos usos y cánticos de la experiencia política de la Unidad Popular, así como de los primeros años del exilio. Las formas del discurso, la retórica y los llamados a la acción dan cuenta de un pasado que se reactiva ya no como derrota, sino como posibilidad abierta al futuro. El entusiasmo desbordante escondía, no pocas veces, las dificultades de un proceso judicial de extradición que estuvo siempre contaminado por cuestiones extrajudiciales, tanto políticas, económicas como diplomáticas. Ello no impidió, sin embargo, que las comunidades de exiliados expresaran su confianza en que: “esta vez sí se haría justicia con el ex-dictador”.

23 En el caso de los exiliados chilenos en Francia, y especialmente de la mayor comunidad que vive en (…)
18Como bien sostiene Jedlicki, la mayor parte de los exiliados se encontraban, hacia 1998, y justo antes del arresto de Pinochet en Londres, en una etapa que define como de “post-exilio”, es decir, ya superados los traumas de la instalación y de la aculturación en las sociedades de acogida; en general integrados social y laboralmente, pero escindidos respecto de una pertenencia idealizada al país de origen y una pertenencia real respecto del país de acogida. Esta etapa de post-exilio se caracteriza también por una mayor autonomía e independencia respecto del grupo inicial, aunque todavía guardan sus espacios comunitarios para las ocasiones de celebración familiar o eventos emblemáticos como la fiesta de la independencia nacional del 18 de septiembre23.

19Estas manifestaciones y reuniones guardan los aspectos más identificables del recuerdo de la Unidad Popular: la sensación de vivir una experiencia histórica singular, pero al mismo tiempo con todas las divisiones y disputas de la izquierda heredadas de la misma. Resurgen entonces los eslóganes e himnos más identificables (¡Venceremos!; ¡El pueblo unido jamás será vencido!), junto con la efigie mítica de Salvador Allende, suerte de divinidad tutelar y factor de unidad de todas las comunidades de antiguos exiliados chilenos en el mundo.

20Para estas comunidades del exilio, la díada Allende-Pinochet es absolutamente fundamental en términos de identidad y toma de posición política y ética, adquiriendo las características mágico-religiosas, e incluso maniqueas, de la lucha del bien contra el mal. Es difícil ver otro caso de este tipo para comunidades de exilio latinoamericanas, donde la personificación del adversario alcance estos niveles de identificación. Probablemente el caso de los cubanos de Miami sea el más próximo, pero no en términos de una díada (dos figuras tutelares).

24 Ver: Robertson, Robin, Jungian Archetypes: Jung, Gödel, and the History of Archetypes, Universe, 20 (…)
21En este combate simbólico, Salvador Allende representa la figura sacrificial del mártir y del héroe de la democracia, frente a la imagen de un Augusto Pinochet anciano, todavía vivo (hasta el 2006), que representa al mismo tiempo lo más abyecto de la traición, la represión de derecha, el militarismo, y el vínculo con el “imperialismo norteamericano”, además de la violación masiva a los derechos humanos. En tal sentido, Pinochet se universaliza y adopta las características del mal absoluto, como una suerte de figura supletoria de los grandes dictadores y tiranos del siglo XX y específicamente del periodo de la Guerra Fría (tanto del campo socialista como capitalista). Pinochet captura y encierra la maldad del siglo XX, y de paso exculpa a los europeos de su propia historia, incluso simbólicamente a través del uniforme prusiano y sus característicos lentes oscuros. Pinochet representa muchas cosas a la vez: la traición, la barbarie, la cobardía, la represión, la mentira, la trampa, la simulación e incluso al final de su vida: el robo y la decrepitud. En tal sentido, el ex dictador es el villano y el enemigo perfecto; una suerte de imagen arquetípica junguiana, que resume universalmente los rasgos más reconocibles del mal24. Es por esta misma razón que para los exiliados era inconcebible una posible liberación de Pinochet por razones humanitarias (como finalmente sucedió), y menos por petición de un gobierno que se decía de centro-izquierda. Su figura se ha convertido con los años en uno de los modelos universales de la violación a los derechos humanos. Prueba de esta “encarnación” arquetípica del mal son las imágenes que las comunidades de exiliados mostraban durante sus manifestaciones en Londres y otras capitales europeas (imágenes 5 y 6).

Pinochet bajo arresto. La imagen y la caricatura del dictador

25 Sobre los usos, alcances y conformación de la memoria colectiva en historia, ver: Lavabre, Marie-Cl (…)
26 Sobre el tema de la caricatura de Pinochet, se publicó recientemente: Gárate, Manuel, “El nacimient (…)
22Y si hoy sabemos que la memoria es un proceso dinámico de reconstitución permanente del pasado en el presente, la presencia de Augusto Pinochet en Europa no podía sino que generar una ola de recuerdos y una suerte de reactivación memorial, pero ahora con alcances internacionales y colectivos25. Para dar ilustrar de lo anterior, hemos utilizado algunas caricaturas de prensa relativas al caso Pinochet, recopiladas en el marco de nuestra investigación sobre el humor político, Pinochet y la dictadura chilena en el periodo 1973-2006 26.

23En relación con lo anterior, es importante no olvidar el carácter universal de la figura de Pinochet desde el mismo día del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. La muerte trágica del Presidente Allende, el bombardeo del palacio de La Moneda y la dura represión posterior, hicieron de la dictadura chilena el modelo de la represión militarista de derechas de los años 1970, y a Pinochet, en especial, el ícono preferido del mal y de los dictadores del periodo.

24 La espectacularidad del Golpe de Estado, las imágenes que recorrieron el mundo y la idea de socialismo democrático destruido a sangre y fuego, marcaron la dictadura chilena y, en particular, a su hombre fuerte. Pinochet se había transformado entonces en el villano ideal y el epítome de la represión a las izquierdas latinoamericanas (tanto revolucionarias como socialdemócratas). La fotografía del general con lentes oscuros, tomada por el reportero gráfico holandés Chas Gerretsen el 18 de septiembre de 1973, volvió con aún más fuerza en 1998, a lo que sumaba la caricatura de prensa, la cual resumía magníficamente la imagen que el mundo se había hecho de Pinochet.

Imagen 3 – Fotografía de Chas Gerretsen (19-09-1973)

Imagen 3 – Fotografía de Chas Gerretsen (19-09-1973)
Zoom Original (jpeg, 112k)
Imagen 4 y 5 – Ilustraciones de Augusto Pinochet utilizadas durante las jornadas de movilización en Londres y Madrid (1998)

Imagen 4 y 5 – Ilustraciones de Augusto Pinochet utilizadas durante las jornadas de movilización en Londres y Madrid (1998)
Zoom Original (jpeg, 100k)
Fuente : Amnistia International y DW

25Las viejas imágenes del general fuerte, dibujadas en los años ’70, y muchas veces vinculadas con la metáfora del dictador “gorila” (imagen 7) contrastaban con las nuevas imágenes del anciano dictador en silla de ruedas. Un ejemplo de lo anterior, lo vemos respecto del problema del gobierno inglés frente a la demanda española de extradición queda de manifiesto en la siguiente caricatura del periódico ingles The Independent (imagen 8).

Imagen 6 – Bill Andrews, Daily World, noviembre 1974

Imagen 6 – Bill Andrews, Daily World, noviembre 1974
Zoom Original (jpeg, 1.4M)
26Augusto Pinochet, después de haber prácticamente desaparecido del imaginario caricatural europeo (1990-1998), y legitimado institucionalmente gracias a la transición política chilena (imagen 9), resurgió de manera explosiva durante todo el periodo de su arresto europeo, pero ahora completamente desarmado frente a sus captores ingleses (imagen 10). Prácticamente de inmediato los medios escritos del continente redescubrieron al dictador de los años ’70 y ’80; el mismo que se había atrevido a enviar comandos terroristas a la capital de Estados Unidos y a otros países latinoamericanos y europeos para perseguir a sus opositores; quien había comandado/encabezado? una larga dictadura que reprimió, desapareció y exilió a miles de sus compatriotas en plena Guerra Fría.

27 En relación a los seguidores acérrimos del general Pinochet en Chile, recomendamos el documental de (…)
28 El general Augusto Pinochet dejó la comandancia en Jefe del Ejército el 10 de marzo de 1998, tras 2 (…)
27Para sus seguidores en Chile y los partidos de derecha que siempre lo apoyaron incondicionalmente, el shock del arresto fue enorme. Por primera vez después de casi treinta años, se vieron obligados a justificar su versión de la historia ante la sociedad chilena y especialmente ante la comunidad internacional. Sus idas y venidas constantes a Londres durante el periodo del arresto (1998-2000) tuvieron, en algunos casos, la característica de una verdadera peregrinación, debiendo enfrentar además el desprecio de la mayoría de la opinión pública europea, y en especial de las comunidades de chilenos en el exilio. Estos no trepidaron en humillarlos en cada ocasión que fuese posible. Gritos, insultos, pancartas y manifestaciones contantes de desprecio fueron el pan de cada día para quienes viajaron a apoyar la causa del anciano general27. La mayor parte de los televidentes chilenos miraban estupefactos como aquellos que gobernaron Chile con un poder casi total por 17 años, y aún se comportaban con la soberbia de quienes se sienten los dueños del país, rogaban por la protección de la policía inglesa. Su “héroe” de “liberación de Chile” y baluarte de la defensa contra el marxismo internacional, estaba siendo acusado de graves crímenes contra la humanidad y corría un riesgo real de ser extraditado a España para enfrentar un largo juicio. En pocas semanas la imagen plácida del senador vitalicio en tanto actor de la transición chilena, había mutado a la del anciano general acusado de violar masivamente los derechos humanos. Y todo ello por un viaje a Inglaterra que el general había planificado desde hacía meses, y que el gobierno de Chile no había evaluado en término de sus consecuencias. Era el primer viaje que hacía Pinochet tras dejar la Comandancia en Jefe del Ejército28, y por lo tanto sin su investidura militar. La inteligencia del gobierno chileno no había previsto, ni en el peor de los escenarios, la captura del anciano general en Europa, ni menos el tener que exigir su libertad aduciendo razones diplomáticas y de soberanía territorial.

Imagen 7 – Danziger, Los Angeles Times, 19-10-1998

Imagen 7 – Danziger, Los Angeles Times, 19-10-1998
Zoom Original (jpeg, 72k)
Texto: “La policía británica arresta al dictador Pinochet y se niega a revelar su paradero, lo que significa que el general Pinochet… de alguna manera… desapareció”.

29 Sobre la discusión jurídica de la inmunidad soberana de los Jefes de Estado, ver: Hasson, Adam Isaa (…)
28Es importante recordar que Europa, a fines de la década de 1990, vivía aún las consecuencias materiales y éticas de la última Guerra de los Balcanes o de la ex-Yugoslavia (1991-1999). La imagen de la violación masiva a los derechos humanos, de la prisión política, la tortura y el genocidio, habían vuelto al territorio europeo 40 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial. La cuestión espinosa del juicio a los ex-Jefes de Estado (dictadores o no) por delitos cometidos durante su ejercicio del poder, estaba en su momento más álgido. El ejemplo más claro lo constituía el caso del ex Presidente serbio Slobodan Milosevic, acusado de crímenes contra la humanidad por el Tribunal Internacional para la ex-Yugoslavia, tras los bombardeos de la OTAN en 199929.

30 Sobre la comparación del caso Pinochet con la situación de Milosevic y el caso Eichmann, recomendam (…)
31 Debemos recordar que toda esta corriente multilateral de internacionalización de la justicia se dio (…)
29En este contexto, y en términos políticos, la cuestión del caso Pinochet se relacionó mucho más con la propia situación europea respecto a cómo tratar la inmunidad soberana que respecto de los crímenes de la dictadura chilena. Extraditar a Pinochet a España para juzgarlo por crímenes contra la humanidad (cometidos en un tercer país, Chile) era la prueba irrefutable de una nueva doctrina jurídica internacional que dejaba atrás principios tradicionales como la inmunidad soberana, aceptados por el derecho internacional desde la Paz de Westfalia en 1648. Ya no habría refugio territorial ni ley que protegiera a los violadores de derechos humanos que actuaran en control o por órdenes de un Estado. Pinochet se transformaba entonces en el símbolo, pero también en el ejemplo perfecto para demostrar lo que se podía hacer con Slobodan Milosevic30 (imagen 11) y con cualquier otro dictador (actual o futuro) acusado de crímenes de guerra y de violaciones masivas a los derechos humanos31.

Imagen 8 – Garland, Daily Telegraph, 20-10-1998. La muerte apunta a Slobodan Milosevic, mientras sostiene un periódico donde se anuncia el arresto de Pinochet

Imagen 8 – Garland, Daily Telegraph, 20-10-1998. La muerte apunta a Slobodan Milosevic, mientras sostiene un periódico donde se anuncia el arresto de Pinochet
Zoom Original (jpeg, 33k)
Una derrota con sabor a victoria

30Así como durante los tres años de la Unidad Popular buena parte de estos militantes de izquierda sintieron que “hacían historia”. 25 años después volvían a sentir la misma identificación con una lucha por ideales, pero esta vez con un carácter mundial y con los ojos del mundo puestos en lo que sucedía en Londres. Tras largos años de un sentimiento permanente de derrota e impotencia frente a lo que sucedía en Chile, el arresto de Pinochet abría nuevamente la posibilidad de recuperar ese tiempo y volver, quizás por algunos instantes, a vivir esa euforia de la juventud del periodo 1970 y 1973. Pero como bien lo describe Jedlicki, las viejas rencillas entre los diferentes grupos políticos del exilio afloraron apenas la euforia del arresto hubo pasado. Las diferencias se centraron principalmente en la estrategia a seguir para lograr la extradición de Pinochet a España y las formas de actuar políticamente sobre los gobiernos europeos para evitar su liberación y forzar un juicio en el viejo continente.

31Para los grupos más radicales, la estrategia consistía en presionar en Europa a través de las manifestaciones permanentes en embajadas, parlamentos y ministerios, pero también confrontándolos a su propio pasado traumático (la colaboración, la ocupación alemana, la guerra de Argelia, la dictadura de Franco, etc.), con el objetivo de mostrar a Pinochet como la posibilidad de hacer justicia por aquel “pasado oscuro”. Por otro lado, existía una segunda posición mayoritaria (no excluyente con la anterior), que daba prioridad a la acción internacional, al trabajo con las ONGs de derechos humanos, y a la insistencia en que el caso Pinochet representaba un hito en la construcción de una nueva justicia penal para el mundo, donde ya no hubiera impunidad ni menos inmunidad para Jefes de Estado. El caso Pinochet no debía entonces causar división entre los gobiernos europeos ni menos tensiones con las comunidades de exiliados, sino que permitir a Europa erigirse como paradigma de un nuevo sistema internacional de justicia. Ello pasaba, evidentemente, por aislar la posición del gobierno chileno y de todos aquellos que demandaban la liberación de Pinochet por razones políticas, judiciales e incluso humanitarias.

32 Op.cit., Jedlicki, párrafo 39.
32Desde un primer momento, quedó muy claro que todas las formas de reagrupamiento del exilio post arresto de Pinochet tendían a reunir a los chilenos y a dejar fuera, o en un segundo plano a los ciudadanos locales que deseaban participar (franceses, ingleses, españoles, suecos). De cierta manera, el tema fue visto como “una cuestión de chilenos que debían resolver los chilenos” del exilio. Efectivamente aceptaban y pedían ayuda a sus sociedades de acogida, pero se reservaban todas las resoluciones importantes. Las asociaciones de exiliados priorizaron las formas de acción que conocían desde el inicio del exilio. Prueba de ello es que la mayor parte de los afiches y panfletos fueron redactados en español, y se evitó sumar a otros grupos de exiliados latinoamericanos preocupados por la suerte de otros ex dictadores como Jorge Rafael Videla o Jean-Claude Duvalier32. El caso Pinochet aparecía como diferente y excluyente, pero sobre todo como una cuestión identitaria. Los mensajes no iban dirigidos únicamente al mundo y a los gobiernos europeos, sino que a Chile en particular; el país que los había olvidado, que no había hecho justicia y que incluso ahora reclamaba al ex-dictador en tanto Senador de la República y objeto de un viaje con pasaporte y misión diplomática. Para la mayor parte de los exiliados, las particularidades y negociaciones de la difícil transición democrática chilena no eran más que la demostración de un Chile entregado a la derecha y al neoliberalismo.

33 Ver: Rousso, Henry, Le Syndrome de Vichy de 1944 à nos jours, Éditions du Seuil, 1990.
33La culpabilidad “absoluta” y oficial de Pinochet en tanto personificación de todos los males y sufrimientos de la dictadura chilena, permitía atenuar la culpabilidad de la derrota de la Unidad Popular y retomar la palabra en el espacio público, especialmente como un deber de los sobrevivientes frente a quienes ya no estaban o habían desaparecido por causa de la represión. Al deber de recordar, se sumaba ahora el deber de reparación y el orgullo de reivindicar una memoria que antes era de derrota y que ahora tomaba la forma de resistencia e incluso de revancha. La lectura del pasado memorial de la “resistencia francesa” nos puede ilustrar sobre esta mutación de una memoria que muta desde la vergüenza hacia el orgullo con relación a un pasado plagado de zonas grises33.

34 Op.cit., Jedlicki, párrafo 45.
“El caso Pinochet posee un valor reparador que permite a los exiliados encontrar por fin una coherencia a sus trayectorias individuales”. La movilización social que dirigen, así como el asunto judicial del cual son actores esenciales; de su lucha del exilio en exilio les da nuevo sentido a su presencia en Francia34.

35 Ver: Prognon, Nicolas, « L’exil chilien en France du coup d’état à l’acceptation de l’exil : entre (…)
36 No hay que olvidar que para una buena parte de la opinión pública francesa (medios de prensa en gen (…)
34Frente a las diferencias estratégicas y políticas respecto de cómo enfrentar el caso Pinochet, fue únicamente la acción cultural (música, teatro, poesía, deporte) lo que permitió mantener la unidad del exilio entre y al interior de las diferentes asociaciones de antiguos refugiados políticos. La fuerza del mensaje antipinochetista de los exiliados chilenos en Francia, radicaba principalmente en la idealizada imagen del militante de izquierda héroe-mártir, que había combatido al “imperialismo” y que insuflaba a la izquierda francesa de los años 1970 con un mensaje de resistencia. Este carácter heroico del exiliado chileno (y de las dictaduras del Cono Sur en general), a pesar del desgaste y la llegada de otras olas migratorias, seguía ejerciendo gran fuerza en el imaginario francés de la década de 199035, y especialmente en los medios de prensa36. No ocurría lo mismo en el Reino Unido, que a pesar de haber sido también tierra de acogida del exilio chileno, había mantenido cercanas relaciones con la dictadura chilena durante la década de 1980, especialmente durante el conflicto con Argentina por las Islas Malvinas. En general, Pinochet no era visto por todos los sectores políticos ingleses como un tirano, sino más como un viejo aliado caído en desgracia. Sólo ciertos sectores de la izquierda laborista manifestaron claramente su repudio al anciano general y la necesidad de que fuese juzgado en Europa.

Conclusión

35 La idea de un exiliado chileno antes militante y después justiciero, tomó fuerza al interior de las comunidades, y muchos de los secretos guardados – incluso con vergüenza – durante años, salieron a la luz como prueba de los crímenes cometidos por la dictadura militar chilena. El silencio se transformó en testimonio y después en evidencia contra el ex dictador. Parecía como si todos los sufrimientos de antaño tomaran sentido y pudiesen ser recanalizados en la figura de Pinochet. Las fotos de los muertos y desaparecidos surgieron una y otra vez en las pancartas de los manifestantes, convirtiendo los símbolos funerarios (velas, imágenes, ataúdes) en armas simbólicas contra la memoria de los vencedores de 1973. Y a esto se sumaba que la cobertura mediática fue permanente por parte de los medios europeos como también los chilenos. Nunca antes se habló tanto en Chile de las comunidades de exiliados en Europa. Del largo anonimato y la palabra silenciada se pasó abruptamente al discurso mediatizado y a la ocupación del espacio público tanto virtual como real.

36Las tratativas que finalizaron con la liberación del anciano general a principios de 2000, terminaron por demostrar el éxito de las gestiones del gobierno chileno, que tuvo que negociar el retiro definitivo de Pinochet de la vida política, y asegurar la posibilidad de un juicio en Chile. Los antiguos exiliados que vieron partir a Pinochet de Inglaterra sabían, así como la mayoría de los chilenos, que nunca sería juzgado y que las mismas razones humanitarias serían esgrimidas para archivar las causas judiciales en Chile. Fue así como finalmente sucedió, pero inesperadamente se abrió un camino para hacer justicia en otros cientos de casos de violaciones a los derechos humanos. Todo lo realizado no había sido en vano. Tras cumplirse 40 años del Golpe de Estado (2013), y aunque la comunidad de exiliados no logró el objetivo de enjuiciar a Pinochet en España, (imagen 13), los recuerdos de todo el periodo del arresto en Londres hoy forman parte de una memoria compartida que se consolidó gracias a un acontecimiento que fue toda una sorpresa para estos chilenos desperdigados por el hemisferio norte.
Bibliography

Burbach, Roger, “Pinochet, Arms Merchant”, NACLA Report on the Americas, Mar/Apr2008, Vol. 41 Nº 2. Disponible en: https://nacla.org/article/pincohet-arms-merchant

Casilda Béjar, Ramón, La década dorada. Economía e inversiones españolas en América Latina 1990- 2000, Servicio de publicaciones Universidad de Alcalá, 2002, 476 p.

Collins, Cath. Post-transitional justice: Human rights trials in Chile and El Salvador, Penn State Press, 2010; Roht-Arriaza, Naomi, and Javier Mariezcurrena, eds., Transitional justice in the twenty-first century: beyond truth versus justice, Cambridge, Cambridge University Press, 2006.

Del Pozo, José, « Los chilenos en el exterior : ¿ De la emigración y el exilio a la diáspora ? El caso de Montréal », Revue européenne des migrations internationales [En ligne], vol. 20 – n°1 | 2004, URL : http://remi.revues.org/4968

Hasson, Adam Isaac, “Extraterritorial Jurisdiction and Sovereign Immunity on Trial: Noriega, Pinochet, and Milosevic. Trends in Political Accountability and Transnational Criminal Law”, Boston College International and Comparative Law Review, nº1 Volume 25, 2002.

Jedlicki, Fanny, “Mémoires d’exil : quels héritages ? Trajectoires familiales de réfugiés chiliens, de l’Unité Populaire à l’affaire Pinochet”, tesis de “maîtrise” de Etnologia, Universidad Paris V-la Sorbonne, 1999.

Jedlicki, Fanny, « Les exilés chiliens et l’affaire Pinochet. Retour et transmission de la mémoire », Cahiers de l’Urmis [En ligne], 7 | juin 2001, párrafo 28.

Kay, Diana, “Chileans in Exile: Private Struggles, Public Lives”, Edinburgh Studies in Sociology, Wolfeboro, New Hampshire, Longwood Academic, 1987.

Lavabre, Marie-Claire, “Maurice Halbwachs et la sociologie de la mémoire”, publicado en Raison Présente, 128, octubre de 1998, pp. 47-56. Disponible también en español en: http://www.historizarelpasadovivo.cl

Loveman, Brian & Elizabeth Lira, El espejismo de la reconciliación política: Chile 1990-2002, LOM ediciones, 2002.

Markus, Tadjana, Breaking the Wall of Immunity: Questions raised by Eichmann, Filartiga, Pinochet and Milosevic Trials, Master thesis, Faculty of Law, University of Lund, Suecia, 2002, 71 p.

Observatorio de DDHH, Universidad Diego Portales, Boletín informativo Nº 21 – diciembre 2012, enero y febrero 2013.

Prognon, Nicolas, « L’exil chilien en France du coup d’état à l’acceptation de l’exil : entre violences et migrations », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 21 | 2011, Publicado el 08 juin 2011, consultado el 15 septembre 2014. URL : http://alhim.revues.org/3833

Prognon, Nicolas, La diaspora chilienne en France, l’exil et le retour (1973-1994), Tesis de doctorado, Universidad de Toulouse II, Le Mirail-IPEALT, 2002.

Radio Cooperativa (EFE), “El arresto de Pinochet en Londres, 15 años de un caso “catártico” para exiliados”, 15-10-2013. Disponible en: http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/augusto-pinochet/dd-hh/el-arresto-de-pinochet-en-londres-15-anos-de-un-caso-catartico-para-exiliados/2013-10-15/102002.html

Rebolledo, Loreto, “Exilio y Memoria: De Culpas y Vergüenzas”. IV Congreso Chileno de Antropología. Colegio de Antropólogos de Chile A. G, Santiago de Chile, 2001.

Rebolledo, Loreto, “Volver del exilio”, Revista Rocinante, nº64, febrero 2004.

Rebolledo, Loreto, Memorias del desarraigo. Testimonios de exilio y retorno de hombres y mujeres de Chile, Editorial Catalonia, Santiago, 2006.

Regalado de Hurtado, Liliana, Clío y Mnemósine. Estudios sobre historia, memoria e historia del tiempo presente, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, 226 p.

Robertson, Robin, Jungian Archetypes: Jung, Gödel, and the History of Archetypes, iUniverse, 2009, 324 p.

Roger Burbach, The Pinochet affair: state terrorism and global justice, The University of Michigan & Zed Books, 2003.

Rojas Aravena, Francisco & Stefoni, Carolina (Eds.), El “Caso Pinochet”. Visiones hemisféricas de su detención en Londres, Santiago, Chile, FLACSO-Chile, 2001, 334 p.

Rousso, Henry, Le Syndrome de Vichy de 1944 à nos jours, Éditions du Seuil, 1990.

Saïd Cares, Marcela, “I Love Pinochet”, Pathé , France, 2001, 52 m. Este material nunca ha sido difundido por la TV abierta chilena, pero fue emitido por el canal norteamericano de cable History Channel el 11 de septiembre de 2007. Disponible actualmente en: https://vimeo.com/32608607

Stern, Steve, Luchando por mentes y corazones, las batallas de la memoria en el Chile de Pinochet. Libro Dos de la trilogía La caja de la memoria del Chile de Pinochet, Ediciones UDP, Santiago de Chile, 2013.

Top of page
Notes

1 Este artículo ha sido realizado dentro del marco del proyecto FONDECYT posdoctoral Nº3130649: “La construcción de la imagen del dictador latinoamericano a través de las caricaturas sobre Augusto Pinochet publicadas en la prensa extranjera: 1973-2006 (Estados Unidos, Francia e Inglaterra)”.
2 Técnicamente enfrentó un juicio de extradición en Inglaterra por querellas interpuestas por un juez español en España respecto de delitos cometidos en Chile.
3 Recomendamos especialmente la lectura de: Roger Burbach, The Pinochet affair: state terrorism and global justice, The University of Michigan & Zed Books, 2003. Uno de los libros más completos en torno a las. repercusiones del caso Pinochet, lo constituye el conjunto de trabajos editados por FLACSO Chile el año 2001: Rojas Aravena, Francisco & Stefoni, Carolina (Eds.), El “Caso Pinochet”. Visiones hemisféricas de su detención en Londres, Santiago, Chile, FLACSO-Chile, 2001, 334 p.
4 Ver: Roht-Arriaza, Naomi. “Pinochet Precedent and Universal Jurisdiction, The.” New Eng. L. Rev. 35, 2000, p.311-319; Stern, Steve, Remembering Pinochet’s Chile: On the Eve of London 1998, Duke University Press, 2009.
5 Sobre la cuestión de la justicia transicional y post-transicional en relación al caso Pinochet, ver: Collins, Cath. Post-transitional justice: Human rights trials in Chile and El Salvador, Penn State Press, 2010; Roht-Arriaza, Naomi, and Javier Mariezcurrena, eds., Transitional justice in the twenty-first century: beyond truth versus justice, Cambridge, Cambridge University Press, 2006.
6 Un interesante trabajo de sociología sobre el exilio chileno en los años ’70 y ’80, puede encontrarse en: Kay, Diana, “Chileans in Exile: Private Struggles, Public Lives”, Edinburgh Studies in Sociology, Wolfeboro, New Hampshire, Longwood Academic, 1987.
7 Uno de los mejores y más completos estudios sobre el exilio chileno de la dictadura militar corresponde al conjunto de trabajos coordinados por José del Pozo Artigas, publicado en español pocos meses antes de la muerte de Augusto Pinochet. Ver: Del Pozo, Jose (Coord.), Exiliados, emigrados y retornados: chilenos en América y Europa, 1973-2004, Santiago, RIL Editores, 2006.
8 Sobre la relación del general Augusto Pinochet con el tráfico de armas y drogas, ver: Burbach, Roger, “Pinochet, Arms Merchant”, NACLA Report on the Americas, Mar/Apr2008, Vol. 41 Nº 2. Disponible en: https://nacla.org/article/pincohet-arms-merchant
9 Ver: Casilda Béjar, Ramón, La década dorada. Economía e inversiones españolas en América Latina 1990- 2000, Servicio de publicaciones Universidad de Alcalá, 2002, 476 p.
10 Sobre el concepto de Pierre Nora de “lugares de memoria” interpretado desde el contexto latinoamericano, recomendamos: Regalado de Hurtado, Liliana, Clío y Mnemósine. Estudios sobre historia, memoria e historia del tiempo presente, Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, 226 p.
11 Jedlicki, Fanny, “El caso Pinochet. Recomposiciones y apropiaciones de la memoria, Documento ILAS, p.1, disponible en: http://www.ilas.cl/elcaso1.htm En el documento se hace mención también al siguiente trabajo de la misma autora: Fanny Jedlicki, “Mémoires d’exil : quels héritages ? Trajectoires familiales de réfugiés chiliens, de l’Unité Populaire à l’affaire Pinochet”, tesis de “maîtrise” de Etnologia, Universidad Paris V-la Sorbonne, 1999.
12 Según las cifras del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales del año 2013: “El número de encausados desde el año 2000 en procesos de derechos humanos en calidad de procesados, imputados o condenados ronda las 800 personas, de quienes un tercio tiene por lo menos una condena definitiva en su contra. Alrededor de 70 individuos se encuentran, o deben encontrarse, cumpliendo penas de cárcel por dichos crímenes, con media docena en prisión preventiva. 13 represores más ya han sido liberados por beneficios o por haber cumplido la totalidad de su sentencia” (p.2). Ver: Observatorio de DDHH, Universidad Diego Portales, Boletín informativo Nº 21 – diciembre 2012, enero y febrero 2013.
13 Un buen recuento y análisis sobre este periodo y las diferentes acciones de negociación y legitimación de Pinochet en la nueva democracia chilena pueden encontrarse en: Brian Loveman & Elizabeth Lira, El espejismo de la reconciliación política: Chile 1990-2002, LOM ediciones, 2002.
14 Entrevistas con Manuel y Hernán, ambos integrantes de la comunidad de chilenos exiliados en Francia. Paris, Noviembre 2013 (Ellos han preferido mantener sus apellidos en el anonimato).
15 Un completo estudio sobre las memorias del exilio chileno de la dictadura pueden encontrarse en: Rebolledo, Loreto, Memorias del desarraigo. Testimonios de exilio y retorno de hombres y mujeres de Chile, Editorial Catalonia, Santiago, 2006. Ver de la misma autora: Rebolledo, Loreto, “Exilio y Memoria: De Culpas y Vergüenzas”. IV Congreso Chileno de Antropología. Colegio de Antropólogos de Chile A. G, Santiago de Chile, 2001.
16 Sobre los traumas del exilio chileno, recomendamos la lectura de: Peris Blanes, Jaume, “Trauma y denuncia en los testimonios del exilio chileno”, Anales de Literatura Hispanoamericana, 2009, vol. 38, p. 261-278.
17 Sobre la experiencia del exilio en primera persona, recomendamos el artículo del historiador chileno José del Pozo. Del Pozo, José, « Los chilenos en el exterior : ¿ De la emigración y el exilio a la diáspora ? El caso de Montréal », Revue européenne des migrations internationales [En ligne], vol. 20 – n°1 | 2004, URL : http://remi.revues.org/4968
18 Jedlicki, Fanny, « Les exilés chiliens et l’affaire Pinochet. Retour et transmission de la mémoire », Cahiers de l’Urmis [En ligne], 7 | juin 2001, párrafo 28.
19 Sitio Web de Radio Cooperativa (EFE), “El arresto de Pinochet en Londres, 15 años de un caso “catártico” para exiliados”, 15-10-2013. Disponible en: http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/augusto-pinochet/dd-hh/el-arresto-de-pinochet-en-londres-15-anos-de-un-caso-catartico-para-exiliados/2013-10-15/102002.html
20 Sobre las dificultades de los exiliados en su retorno a Chile, recomendamos el artículo de Loreto Rebolledo publicado en la revista cultural Rocinante de febrero de 2004. Ver: Rebolledo, Loreto, “Volver del exilio”, Revista Rocinante, nº64, febrero 2004.
21 Para una historia del exilio chileno en Francia (que cubre un periodo anterior del arresto de Pinochet en Londres), recomendamos el siguiente trabajo: Prognon, Nicolas, La diaspora chilienne en France, l’exil et le retour (1973-1994), Tesis de doctorado, Universidad de Toulouse II, Le Mirail-IPEALT, 2002.
22 Stern, Steve, Luchando por mentes y corazones, las batallas de la memoria en el Chile de Pinochet. Libro Dos de la trilogía La caja de la memoria del Chile de Pinochet, Ediciones UDP, Santiago de Chile, 2013.
23 En el caso de los exiliados chilenos en Francia, y especialmente de la mayor comunidad que vive en los alrededores de Paris, desde hace más de 30 años se celebra ininterrumpidamente la fiesta del 18 de septiembre en la localidad de Savigny le Temple, distante aproximadamente a una hora de Paris en la región periurbana sureste. Esta fiesta tradicional es organizada por la Federación de Asociaciones Chilenas en Francia (FEDACH) y actualmente por la UDACH. Imágenes de la versión 2013 de esta fiesta pueden verse en: https://www.youtube.com/watch?v=OKimZWDuF3E
24 Ver: Robertson, Robin, Jungian Archetypes: Jung, Gödel, and the History of Archetypes, Universe, 2009, 324 p.
25 Sobre los usos, alcances y conformación de la memoria colectiva en historia, ver: Lavabre, Marie-Claire,
“Maurice Halbwachs et la sociologie de la mémoire”, publicado en Raison Présente, 128, octubre de 1998, pp. 47-56. Disponible también en español en: http://www.historizarelpasadovivo.cl
26 Sobre el tema de la caricatura de Pinochet, se publicó recientemente: Gárate, Manuel, “El nacimiento de un monstruo. El Golpe de Estado en Chile y la imagen de Augusto Pinochet a través de las caricaturas de la prensa escrita francesa (1973-1990)”, Caravelle, n° 104, p. 87-114, Toulouse, 2015.
27 En relación a los seguidores acérrimos del general Pinochet en Chile, recomendamos el documental de Marcela Saïd Cares, “I Love Pinochet”, Pathé , France, 2001, 52 m. Este material nunca ha sido difundido por la TV abierta chilena, pero fue emitido por el canal norteamericano de cable History Channel el 11 de septiembre de 2007. Disponible actualmente en: https://vimeo.com/32608607
28 El general Augusto Pinochet dejó la comandancia en Jefe del Ejército el 10 de marzo de 1998, tras 25 años de mando ininterrumpido y después de haber sido nombrado por el propio Presidente Salvador Allende. Un extracto de la ceremonia de despedida está disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=0Rsvzn26t0E
29 Sobre la discusión jurídica de la inmunidad soberana de los Jefes de Estado, ver: Hasson, Adam Isaac, “Extraterritorial Jurisdiction and Sovereign Immunity on Trial: Noriega, Pinochet, and Milosevic. Trends in Political Accountability and Transnational Criminal Law”, Boston College International and Comparative Law Review, nº1 Volume 25, 2002.
30 Sobre la comparación del caso Pinochet con la situación de Milosevic y el caso Eichmann, recomendamos la siguiente tesis de master en derecho internacional: Markus, Tadjana, Breaking the Wall of Immunity: Questions raised by Eichmann, Filartiga, Pinochet and Milosevic Trials, Master thesis, Faculty of Law, University of Lund, Suecia, 2002, 71 p.
31 Debemos recordar que toda esta corriente multilateral de internacionalización de la justicia se dio en el contexto previo a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. A partir de este momento la cuestión de la seguridad del Estado y de la guerra al terrorismos se impusieron en la agenda internacional, relegando a un segundo plano el tema de la justicia penal internacional, cuestión que, además, los diferentes gobiernos estadounidenses han rechazado en forma permanente.
32 Op.cit., Jedlicki, párrafo 39.
33 Ver: Rousso, Henry, Le Syndrome de Vichy de 1944 à nos jours, Éditions du Seuil, 1990.
34 Op.cit., Jedlicki, párrafo 45.
35 Ver: Prognon, Nicolas, « L’exil chilien en France du coup d’état à l’acceptation de l’exil : entre violences et migrations », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 21 | 2011, Publicado el 08 juin 2011, consultado el 15 septembre 2014. URL : http://alhim.revues.org/3833
36 No hay que olvidar que para una buena parte de la opinión pública francesa (medios de prensa en general) el exilio latinoamericano de los años ’70, y el chileno en particular, es aún hoy considerado como ejemplar en términos de adaptación a la sociedad francesa, sobre todo respecto a otras comunidades de inmigrantes residentes en Francia.
Top of page
List of illustrations

Title Imagen – Detención de Pinochet en Londres
Caption Fuente – Fundación Salvador Allende
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/69482/img-1.jpg
File image/jpeg, 24k

Title Imagen 2 – Piquete de Londres
Caption Fuente: Amnistía Internacional España
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/69482/img-2.jpg
File image/jpeg, 208k

Title Imagen 3 – Fotografía de Chas Gerretsen (19-09-1973)
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/69482/img-3.jpg
File image/jpeg, 112k

Title Imagen 4 y 5 – Ilustraciones de Augusto Pinochet utilizadas durante las jornadas de movilización en Londres y Madrid (1998)
Caption Fuente : Amnistia International y DW
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/69482/img-4.jpg
File image/jpeg, 100k

Title Imagen 6 – Bill Andrews, Daily World, noviembre 1974
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/69482/img-5.jpg
File image/jpeg, 1.4M

Title Imagen 7 – Danziger, Los Angeles Times, 19-10-1998
Caption Texto: “La policía británica arresta al dictador Pinochet y se niega a revelar su paradero, lo que significa que el general Pinochet… de alguna manera… desapareció”.
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/69482/img-6.jpg
File image/jpeg, 72k

Title Imagen 8 – Garland, Daily Telegraph, 20-10-1998. La muerte apunta a Slobodan Milosevic, mientras sostiene un periódico donde se anuncia el arresto de Pinochet
URL http://nuevomundo.revues.org/docannexe/image/69482/img-7.jpg
File image/jpeg, 33kTop of page
References

Electronic reference
Manuel Gárate, « “¡Lo agarraron!” Representaciones del arresto de Augusto Pinochet en Londres y el despertar del exilio chileno en Europa (1998-2000) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [Online], Current issues, Online since 07 July 2016, connection on 18 July 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/69482
Top of page
About the author

Manuel Gárate
Doctor en Historia EHESS, Paris. Académico del Departamento de Historia Universidad Alberto Hurtado, Chile.
mgarate@uahurtado.cl

By this author
Una historia de lo político en Chile contemporáneo: discursos, conceptos y memorias [Full text]
Published in Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Debates
Cristina Moyano Barahona, El MAPU durante la dictadura. Saberes y prácticas políticas para una microhistoria de la renovación socialista en Chile, Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2010, 572 p. [Full text]
Published in Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Book reviews and essays
Pauline Bilot, Allemandes au Chili, Rennes, Presses Universitaires de Rennes (PUR), 2010, 209 p. [Full text]
Published in Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Book reviews and essays
Guía del investigador americanista en la ciudad de Santiago de Chile [Full text]
Versión actualizada 2011
Published in Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Guidelines to the Americanist scholar
Avatar. La consolidación del juego de video y el fin del cine como factura [Full text]
De James Cameron, Estados Unidos, 2009, 162 min.
Published in Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Images in motion, 2010
“La Nana”, y la evolución de una sujeción atávica al empleo remunerado [Full text]
La Nana, de Sebastián Silva, Chile, 2009, 95 min.
Published in Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Images in motion, 2009
All documents

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s