Reseña del libro Pintura Social en Chile, de Ernesto Saúl. Ediciones Quimantú. Marzo de 1972

Pintura social en chile

Ernesto Saúl

Las brigadas muralistas chilenas son una experiencia absolutamente original. Nacieron con una finalidad práctica: hacer publicidad política. No hubo en ellas ni un maestro ni un grupo de artistas. Todo lo que saben lo aprendieron trabajando. Todo lo que han realizado lo hicieron aprendiendo. Para ellas la academia era el trabajo de la calle, de día o de noche, acosados por sus adversarios o huyendo de la policía. De la premura nació un arte rápido, directo, simple.

Las brigadas Ramona Parra, Inti Peredo, Elmo Catalán, son un producto esencialmente urbano. Sus murales forman parte del lenguaje de la ciudad, junto con los afiches, los avisos luminosos, las carteleras cinematográficas. En el idioma de los muros, su mensaje didáctico o político se impone por la fuerza del color y de la simplicidad.

Tal como en el arte de los cristianos primitivos, los murales urbanos están hechos de símbolos y letras. La paloma, la mano, la espiga, la estrella, son como el lenguaje de una nueva fe que por mucho tiempo se divulgó en la clandestinidad de la noche. Y tal como estos artistas primitivos, los integrantes de las brigadas muralistas no sabían que estaban gestando una nueva forma de expresión y la posibilidad de un auténtico arte popular.

Los murales urbanos son anónimos y pasajeros. Lo esencial en ellos es que no perduran. El mensaje cambia al ritmo de los acontecimientos. Están tan entroncados en la vida que su arte está en permanente conflicto con el viento, con la lluvia, con el trabajo de otros hombres. Lo que hoy se pinta se destruye mañana.

Pintar huyendo

La brigada Ramona Parra nació y se forjó en la lucha política. Cada contienda electoral era una oportunidad para salir a rayar en las calles. Pero terminada la contienda , la brigada se desintegraba, el trabajo perdía continuidad. Cuando el partido comunista designó a Pablo Neruda como su candidato a la mesa redonda de la Unidad popular, la brigada extendió su trabajo a todo el país. Desde entonces no ha abandonado su labor. Uno de los muralistas resume esa experiencia:

-El trabajo de las brigadas requiere práctica. Durante la campaña del compañero presidente, Salvador Allende, trabajábamos al margen de la ley, huyendo de la policía. Había que hacer cosas buenas y rápidas. Hacíamos rayado al ancho de la brocha, a la altura del brazo y de un solo color. Eran trabajos que nos quedaban chorreados, sin ninguna visión estética. Entonces vimos que podíamos hacer cosas mejores. Empezamos a hacer letras más anchas, bien alineadas. Usamos dos colores y pintamos el fondo de las murallas que estaban sucias. Hasta que finalmente llegamos a usar tres colores: un fondo, un filete y la letra de otro color. Al final de la campaña electoral teníamos una buena cantidad de rayados en todo el país.

¿Y qué pasó después del triunfo de la Unidad popular?

-Bueno, el problema era defender ese triunfo y expresar nuestra alegría, y lo hicimos con la brocha. Empezaron a aparecer los primeros murales, que no eran muy buenos. Recuerdo que hicimos flores, banderas, palomas. Creamos todo un sistema de hacer armoniosos los colores. Todo lo hemos creado. El asunto es trabajar y hacerlo diariamente.

¿Diseñan el mural antes de salir a pintar?

-No, salvo que sea un mural muy complicado. La brigada se reúne como mínimo un cuarto de hora antes de salir. Discutimos los aspectos plásticos y políticos del tema. Al terminar el trabajo hacemos una autocrítica.

¿Cómo están constituídas las brigadas?

-Hay estudiantes secundarios, obreros y universitarios. Cada brigada nunca tiene más de doce compañeros. Dividimos el trabajo entre trazadores, fondeadores y rellenadores. El trazador dibuja el mural. Lo que se deja a la iniciativa de cada uno son los colores. Cada compañero tiene un color que ubica a su gusto.

Pero eso es un poco arbitrario …

Al comienzo todo era muy espontáneo, pero luego tuvimos que detenernos para hacer un balance a fin de que las cosas salieran más parejas. Al comienzo teníamos el problema de que los murales eran demasiado abstractos. Ahora estamos haciendo cosas más directas. Si los murales los leen los peatones, que no tienen muchos conocimientos plásticos, deben ser muy directos, donde se entienda claramente lo que se quiere decir. Tenemos mucho interés en que la gente vaya adquiriendo conocimientos plásticos, pero eso es toda una campaña planificada.

del libro Pintura Social en Chile, de Ernesto Saúl.
Ediciones Quimantú. Marzo de 1972


Editado electrónicamente por C.D. Blest el 30may03

Los gritos de la calle: 40 años de afiche político en Chile.

Los gritos de la calle: 40 años de afiche político en Chile

http://radio.uchile.cl/2015/07/25/los-gritos-de-la-calle-40-a%C3%B1os-de-afiche-pol%C3%ADtico-en-chile

Rodrigo Alarcón | Sábado 25 de julio 2015 .

uuu

Hasta el 11 de septiembre se exhibió en el Museo de la Solidaridad una muestra que recopila más de un centenar de afiches, desde los ’70 hasta la actualidad. “Son otras formas de lucha y de resistencia”, dicen los curadores Mauricio Vico y Rodrigo Vera.

2

Claves: , ,

“La idea es que sea como esa muralla donde hay muchos afiches. O como la muralla del dormitorio, donde se van pegando los afiches desordenadamente”, dice Mauricio Vico para describir el montaje de 40 años de afiche político en Chile, la exposición que acaba de inaugurar el Museo de la Solidaridad Salvador Allende (MSSA).

Así, justamente, es como se ven algunos de los carteles repartidos por el segundo piso del edificio ubicado en calle República: amontonados, unos más arriba que otros, y no en una sucesión horizontal de obras, como se acostumbra en los museos.

Mauricio Vico es académico de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile (FAU) y coautor del libro Un grito en la pared: psicodelia, compromiso político y exilio en el cartel chileno (Ocho Libros, 2009). Ahora, junto al también académico Rodrigo Vera, recopilaron más de un centenar de afiches para exponerlos, como parte de un proyecto que también incluye coloquios, la edición de un catálogo y el sitio Afiche Político en Chile. 

Para eso, distinguieron cuatro períodos: la Unidad Popular; la clandestinidad durante la dictadura; el plebiscito y la posterior transición; y los movimientos sociales más recientes.

mssa2º23

IMG_2284

1ra escuela de primavera

“La Unidad Popular tiene características muy particulares”, explica Rodrigo Vera. “Tienen que ver con la esperanza en un proyecto político, que contrasta con el segundo periodo (1977-1988), donde hay un silencio desde el punto de vista social, por el contexto de dictadura. Acá desaparece el color, la efervescencia de la UP y se vuelve a un formato más pequeño. Ya no hay pliegos completos a todo color, sino cosas materialmente más precarias. Denotan la intención de comunicar algo de manera muy soterrada, clandestina. Muchos de estos afiches se guardaron por mucho tiempo, entonces están en condiciones que tienen que ver con eso”.

El especialista continúa y señala que “otra sala ya tiene que ver con el desarrollo desde los ’90, cuando encontramos las primeras experimentaciones con softwaresgráficos y se encuentran afiches de candidatos con una gráfica muy noventera. Luego viene la sala de los movimientos sociales, entre 2006 y 2011, donde se encuentra una vuelta a algunas de las mismas retóricas de la UP, en cuanto a mensajes y técnicas serigráficas, pero en otra clave de utilización. También hay un imaginario parecido, lo que nos lleva a lo que dice Gabriel Salazar: cómo aflora una memoria política que puede estar escondida mucho tiempo. Pueden pasar las generaciones, pero siempre son las mismas formas de expresión, la construcción de un imaginario. En ese periodo también incluimos una sala sobre la campaña de Michelle Bachelet”.

“La gracia de la exposición es que puedes ver y reflexionar sobre los últimos 40 años de la historia política del país”, sintetiza Mauricio Vico.

IMG_2222

IMG_2221

El espacio habitual del afiche es la calle, ¿por qué llevarlo a un museo?

Mauricio Vico: Es que acá no tenemos esa cultura de ver afiches en los museos, pero en otros países siempre hay alguna exposición de un periodo, de un afichista o de algún artista que los hizo. Nuestro objetivo es que la gente los vea. Yo hablo de la experiencia con el objeto real. No es lo mismo verlo impreso en un libro, en la web o en una fotografía, que estar en contacto con él. Lo mismo pasa cuando ves una pintura. Genera otras sensaciones, otras reflexiones, una mirada más crítica. Lo que ha pasado mucho con estos trabajos es que terminan poniéndole mucho valor al verlo.

La educación y los Derechos Humanos se repiten a lo largo del tiempo, ¿cuáles son otros temas transversales?

Rodrigo Vera: También está el tema de la participación de la mujer y la introducción de un imaginario industrial o técnico, de los cuales hay mucho que extraer, mucha información que se puede sacar de esa información visual.

MV: Hay afiches de utilidad pública, educativos, como ocurre con la Polla Chilena de Beneficencia, que es un contrapunto con lo que vemos hoy. También está el tema de la solidaridad, la concepción del trabajo, sobre todo entre el ’70 y el ’73. También los temas del mundo juvenil y su lenguaje, que se puede ver en la sala del 2006-2011. Hay temas muy variados, pero se pueden resumir en DD.HH., solidaridad, educación, compromiso con la gente y con los jóvenes.

Otro tema interesante es el símbolo de la madre y el hijo, que siempre está presente, la familia se repite. Lo encontramos en los ’70, en la clandestinidad, en la transición, es una cuestión particular del afiche político local. Siempre aparece la familia.

RV: Es la célula que construye ciudadanía. Hay un afiche en que sale una familia desayunando y dice “esto es un asunto familiar”, en función de los movimientos sociales. Es decir, hace notar que es una lucha de todos y que nace desde la familia hacia la sociedad.

¿Qué particularidad hay en los afiches más recientes?

RV: Tiene que ver con los contextos de comunicación contemporáneos, es decir, la inmediatez. Hay que elaborarlos rápido, sacarlos al exterior, ya no están en el taller del diseñador o de quien haga los afiches, sino en la calle. Los afiches se hacían ahí, durante las marchas, es la inmediatez en el mensaje y en el medio. El afiche competía como medio de expresión con las redes sociales, entonces no se queda atrás y se pone a tono con ese sentido de la inmediatez, de hacerlo in situ en la marcha. Trabaja las técnicas y los formatos en función de eso.

Estado asesino

IMG_2233

MV: Además, a diferencia de los anteriores, hay un concepto de lo colectivo que lo caracteriza. Es un trabajo que hacen todos, no hay autoría. Obviamente hay estudiantes que hacen algo más, pero no es importante para ellos. Hay una concepción de las nuevas generaciones en oposición a la construcción de una economía de mercado basada en lo individual. Lo colectivo también se refleja en los ’70, la construcción del proyecto de la UP es del colectivo. Los afiches representan a toda la gente. Hay uno sobre el cobre donde ves a toda la gente, el carabinero, el sacerdote, hasta el gato y el perro. Ese sentido lo retoman los estudiantes. Como dice Rodrigo, es una memoria que vuelve a aparecer.

RV: De todos modos, hay que separarlo en dos partes: las retóricas visuales de comunicación y los soportes. Las retóricas vuelven a esa memoria de la UP, ocupando incluso iconografía similar, pero los soportes de difusión -el papel, las técnicas- remiten a los años de la clandestinidad: son frágiles, no están pensados para trascender en el tiempo. En las marchas no te puedes llevar un pliego gigante, pero sí una serigrafía.

Hoy hay una lógica muy coherente porque no se puede competir contra la publicidad de bienes de mercado. No puedes competir contra el retail o gigantografías preciosas, entonces se trata de recuperar medios que son propios de la comunicación visual y contrarrestar esa hegemonía de la publicidad en el espacio público. Son otras formas de lucha y de resistencia.

Relacionados

http://afichepoliticoenchile.cl/

http://www.g80.cl/noticias/noticiacompleta.php?varbajada=21114

http://www.kelp.cl/2015/07/critica-kelp-el-afiche-politico-en-chile.html

http://www.ocholibros.cl/libro-el-afiche-politico-en-chile-en-lun/

Las formas de representación que ha tenido la Dictadura cívico-militar chilena …

  ...

Seminario Representaciones de la Dictadura. Arte, literatura y política en Chile 1974-2014

Published on 26 de agosto de 2015

Seminario Representaciones de la Dictadura. Arte, literatura y política en Chile 1974-2014                                                              www.revistahijuna.net

Seminario   Las  representaciones  de  la   Dictadura.  Arte,  literatura  y   política  en  Chile  1974-­‐2014   A  cargo  de  Eliseo  Lara  Órdenes   Dr.  ©  en  Estudios  Americanos  IDEA/USACH       Organiza:  Departamento  de  Humanidades   Licenciatura  en  Letras   Invita:  Revista  Hijuna  de  Pensamiento  y  Cultura   Latinoamericana    
  1. 2. La  ciudad  (fragmento)   Gonzalo  Millán  (1979)
  2. El  día  tiene  veinticuatro  horas.   La  ampolleta  está  encendida  las  24  horas.   La  ampolleta  cuelga  del  centro  del  cuarto.   El  aire  del  cuarto  es  pesado.   Puertas  y  ventanas  permanecen  cerradas.     Los  prisioneros  tienen  la  cabeza  inclinada.   Los  prisioneros  están  sentados  en  sillas.   Los  prisioneros  están  con  la  vista  vendada.   Pestañas  y  cejas  se  pegan  a  la  venda.   Bajo  la  venda  se  mueven  los  párpados.   Las  manos  se  hinchan.   Las  manos  están  atadas  con  cordeles.   Sacan  encapuchado  a  un  prisionero  del  cuarto.   Los  prisioneros  se  quejan  susurran  se  mueven.   Los  prisioneros  deben  permanecer  inmóviles.   Los  prisioneros  deben  permanecer  en  silencio.   Cualquiera  infracción  es  duramente  castigada.   Los  prisioneros  reciben  alimento  una  vez  al  día.   El  caldo  es  magro  y  se  sirve  frío.   Los  prisioneros  beben  agua  en  forma  racionada.   No  se  permite  el  aseo  personal  a  los  prisioneros.   Los  prisioneros  van  una  vez  al  día  al  retrete.   Pasada  la  medianoche  permiten  tenderse  en  el  suelo.   El  compañero  que  fue  al  interrogatorio  no  ha  vuelto.   Los  prisioneros  duermen  sólo  con  sus  ropas.   En  la  noche  son  audibles  los  gritos  de  los  compañeros.   Los  prisioneros  son  despertados  en  la  madrugada.     
  3.   Nuestro   presente   ha   ido   siendo   testigo   de   múltiples   situaciones   que   nos   hablan   de   un   pasado   que   pervive   en   nuestra   sociedad   como   el   llanto   agudo   de   un   niño   bajo   el   encierro,   revelaciones   cada   vez   más   brutales   que   impactan   nuestra   cotidianidad  en   voces  que  claman  por  verdad,   justicia   y  fin   de   los   “pactos  de  silencio”.  En  este  contexto,  las  formas  de  representación   que   ha   tenido   la   Dictadura   cívico-­‐militar   chilena   en   las   artes   y   la   literatura  han  abierto  un  debate  político  e  histórico,  desde  mucho   tiempo  atrás,  respecto  de  los  años  más  complejos  de  nuestro  país.   Autores  y  artistas  han  expresado  su  vivencia  en  narraciones  visuales,   fílmicas   y   literarias   durante   estos   cuarenta   años.   Unos   con   la   cercanía  temporal  de  un  recuerdo  que  comunicado  les  permitía  un   grado  de  recuperación  de  sí  mismos,  mientras  que  otros  los  hacen   desde   una   lejanía,   incluso   generacional,   para   mantener   vivo   un   pasado  que  el  presente  intenta  dejar  en  un  olvido  silente.   Es  así  que  con  una  mirada  interdisciplinaria  presentamos  este   seminario  abierto  a  estudiantes  y  público  en  general  como  forma  de   conocer  y  reflexionar  sobre  nuestro  pasado  reciente,  a  partir  de  las   interpelaciones  que  nos  hacen  las  artes  y  la  literatura  a  la  memoria  y   al  imaginario  que  nos  representamos  de  esas  vivencias.
  4.  Imágenes  de   filmes,   pinturas,   fotografías   y   narraciones   testimoniales   de   ficción   nos   presentan   una   disputa   entre   la   voz   oficializada   de   una   reconciliación   en   tránsito   y   forzada,   contra   aquellos   silencios,
  5. titubeos   y   confesiones   que   poco   a   poco   han   comenzado   a   salir,   desde  hace  unos  20  años  a  la  luz  pública.   Este   seminario   tiene   como   objeto   conocer   las   voces   que   interpelan  el  pasado,  pero  también  las  representaciones  que  de  él   contienen,   pues   no   se   trata   aquí   de   establecer   verdades   demostradas,   en   tribunales   de   justicia   e   informes   históricos   como   los   de   la   Comisión   Rettig   (1991)   y   Valech   (2003),   sino   que   ahondaremos  en  el  estudio  relacional  entre  la  referencia  histórica  y   su   representación   artística,   pensando   específicamente   en   que   el   trauma  y  el  horror  son  situaciones  casi  incomunicables.   En  este  sentido,  haremos  un  recorrido  día  a  día  en  diferentes   expresiones,   abriendo   un   diálogo   con   la   memoria   y   nuestro   imaginario   a   fin   de   comprender   y   comprendernos   a   nosotros   mismos  en  el  desarrollo  histórico  que  ha  tenido  nuestro  país.       Eliseo  Lara  Órdenes1                                                                                                                       1  (1983). Doctor © en Estudios Americanos mención Pensamiento y Cultura (IDEA- USACH). Profesor de Filosofía, Licenciado en Educación, Licenciado en Filosofía y Magister en Literatura por Universidad de Playa Ancha. Académico de pre y postgrado de la Universidad Andrés Bello y Director de Revista Hijuna de Pensamiento y Cultura Latinoamericana (www.revistahijuna.net). Además es Becario de Conicyt y miembro del Grupo de Estudios del Pensamiento y la Cultura Latinoamericana. Ha sido profesor visitante en Universidades Argentinas y conferencista en diversos congresos y encuentros latinoamericanos, contando con diversas publicaciones académicas en Chile, Argentina, México y EE.UU. Además es autor de los libros: La vía chilena al socialismo. El pensamiento político de Salvador Allende. Ediciones Proyecto A89, Santiago 2013; Literatura y Anarquismo. Ediciones Perro de Puerto, Valparaíso 2014; Narradores y Anarquistas. Estética y política en la narrativa chilena del siglo XX. Ediciones Escaparate, Concepción 2014.
  6. Lunes  31  de  agosto   18:30  horas  Sala  604
  7. Las   formas   de   representación   de   la   Dictadura.   Una   introducción     -­‐ Palabras   de   Inicio   del   Director   de   la   carrera   de   Letras  de  la  Universidad  Andrés  Bello  sede  Viña  del   Mar,  Dr.  ©  Jorge  Cáceres   -­‐ Introducción  general  al  seminario   -­‐ Presentación  del  programa  y  bibliografía   -­‐ Temáticas  de  la  representaciones  de  la  Dictadura   -­‐ Proyección  de  imágenes   -­‐ Análisis   -­‐ Diálogo  y  preguntas   -­‐ Café
  8. 4. Martes  1  de  septiembre   18:30  horas  Sala  604
  9. El  arte  y  la  literatura  como  recursos  de  la  memoria  y  el   imaginario.     -­‐ La  memoria  y  el  imaginario   -­‐ Narraciones  desde  la  memoria   -­‐ Proyección  de  imágenes  (Video)   -­‐ Análisis   -­‐ Diálogo  y  preguntas   -­‐ Café               Miércoles  2  de  septiembre
  10. Miércoles  2  de  septiembre
  11.  18:30  horas  Sala  604
  12. La  novela  chilena  contemporánea  sobre  la  Dictadura     -­‐ Introducción   a   la   temática   de   las   novelas   sobre   la   dictadura   -­‐ Historia/historiografía/Memoria  social   -­‐ Temáticas  de  la  novela  chilena   -­‐ “La   poética   de   los   asesinos.   Las   formas   de   hacer   poesía  en  Estrella  Distante  y  Nocturno  de  Chile  de   Roberto   Bolaño”   Análisis   presentado   por   Dr.   ©   Pablo  Hurtado  Ruiz   -­‐ Diálogo  y  preguntas   -­‐ Café   -­‐
  13. 5. Jueves  3  de  septiembre   18:30  horas  Sala  513
  14. La  novela  chilena  contemporánea  sobre  la  Dictadura     -­‐ La  temporalidad  de  las  novelas  sobre  la  dictadura   -­‐ Memoria  social  e  imaginario  histórico   -­‐ Una  estética  del  horror   -­‐ Presentación  de  noveles  y  análisis   -­‐ Diálogo  y  preguntas   -­‐ Café
  15. Viernes  4  de  septiembre   18:30  horas  Sala  516

Narrar  con  imágenes.  El  arte  y  el  testimonio  del  horror     -­‐ La  imagen  del  horror   -­‐ Testimonio  desde  el  arte   -­‐ Trauma  y  narración   -­‐ Diálogo  y  preguntas   -­‐ Cierre   -­‐ Café

 DOCUMENTO

                       La memoria y el imaginario

¡¡  ¿Qué es memoria?

¡¡  ¿Qué sucede cuando la memoria tiene una experiencia colectiva diversa y sufre la tensión por el reconocimiento histórico?

¡¡  Aristóteles

El historiador y el poeta no difieren entre sí porque el uno hable en prosa y el otro en verso, puesto que podrían ponerse en verso las obras de Heródoto y no serían por eso menos historia de lo que son, sino que difieren en el hecho de que uno narra lo que ha sucedido y el otro lo que puede suceder. (Aristóteles 1451b, 2003:97)

¡¡  Representación de los sujetos (P.Ej. Victima/ Chile 1974-2014 Victimario)

¡¡  Representación del fenómeno

¡¡  Construcción del imaginario social

¡¡  Representaciones colectivas

¡¡  Ideas-imágenes

Todo poder se rodea de representaciones de la realidad social (y no meros reflejos de ésta), inventadas y elaboradas con materiales tomados del caudal simbólico, tienen una realidad específica que reside en su misma experiencia, en su impacto v a r i a b l e  s o b r e l a s m e n t a l i d a d e s  y lo s comportamientos colectivos, en las múltiples funciones que ejercen la vida social (Baczo, 8)

La memoria y el imaginario

¡¡  El imaginario social como un campo de lo histórico  en y sus modos de representación.

¡¡  El proceso de construcción del imaginario

Martes 2 septiembre

Seminario

El arte y la literatura como recursos de la memoria Las representaciones de la Dictadura. Arte,

y el imaginario

¡  Tensión entre memoria e historia

El problema central al que debemos dirigir la atención es la manera exacta en que se establece la relación entre memoria como representación permanente de la experiencia e historia como racionalización temporalizada, por decirlo así, de tal experiencia. Porque a partir del esclarecimiento de ese enlace esencial podremos penetrar con mayores garantías en el problema mayor de la función de la memoria en la construcción del presente histórico. (2004: 162) ¡  El Testigo y sus expresiones (memoria re-creada)  

¡  Si la historia es el conocimiento (investigado) sobre los hechos acontecidos (pasados) y la memoria se construye por medio de los hechos pasados vivenciados, se tensiona la historia por medio de la voz del testigo.  

¡  Se nos presenta el problema de las representaciones del pasado  

Observadores. En Chile la tortura es ustá plenamente instalada.

01 de Julio de 2014

“En Chile la tortura es un crimen plenamente instalado en las prácticas policiales”http://olca.cl/articulo/nota.php?id=104548
Comisión Etica Contra la Tortura demanda creación de mecanismos públicos de prevención, y premia a luchadores sociales.

– Tan sólo en los primeros seis meses del año, cuatro personas murieron por tortura en Chile a manos de carabineros. Haciendo caso omiso a las recomendaciones de organismos internacionales de derechos humanos, es la justicia militar y no la civil quien investiga estos crímenes contra civiles, denunció la Comisión Etica Contra la Tortura al conmemorar el pasado 29 de junio el Día Internacional de Víctimas de Tortura.

Tres de las cuatro muertes ocurrieron al interior de un furgón policial: en Rancagua, murió Jorge Aravena Retamales (44 años), detenido el 18 de febrero, encerrado por más de 7 horas en un furgón policial a una tórrida temperatura. En la comuna de Lo Espejo (RM), Camilo Zúñiga Chamorro (34 años) detenido el 6 de mayo, murió al interior de un furgón de la 11° Comisaría de esa comuna. La versión oficial es que se suicidó “con los elásticos de su ropa interior”. Su madre, Patricia Chamorro declaró que, las heridas que presenta el cuerpo de su hijo, no fueron realizadas con elásticos”. En Copiapó, Bernardo Letelier Poblete (45 años), detenido el 14 de mayo, murió en el trayecto de 10 minutos realizado por el furgón policial entre su hogar y la Segunda Comisaría de esa ciudad. La versión oficial señala que se suicidó “con los cordones de sus zapatos”, cuestión que su familia desmiente.

La cuarta víctima de tortura murió en un cuartel policial de Chile Chico (Aysén). Iván Victorino Vásquez (39 años), detenido el 2 de mayo por Carabineros, perdió la vida en dependencias de la 3ª. Comisaría local, luego de ser golpeado por la policía. También la versión inicial fue suicidio, mientras la familia de la víctima sostuvo que lo mataron a golpes “que es el trato que le dan en la comisaría a los pobres y los campesinos”.

Tratos inhumanos, crueles y degradantes

En Linares, el carabinero Marcos Antilef Quintulaf, detenido por sus colegas por protagonizar un accidente de tránsito, fue golpeado por ellos en el retén La Palmilla, denostado por ser mapuche e impedido de recibir atención médica oportuna. Antilef quedó parapléjico y con fractura cervical.

En Santiago, antes de la visita a la cárcel de San Miguel, Luisa Toledo, la anciana y digna madre de los hermanos Vergara, cuya nieta Tamara está detenida allí, fue revisada en forma vejatoria por las gendarmes y obligada a realizar sentadillas, maltrato que es habitual en ese recinto.

En las torturas con resultado de muerte, excepto en el caso de Jorge Aravena (acusado de no pagar un consumo), las detenciones de las víctimas se practicaron por denuncias de episodios de violencia intrafamiliar.

El lema de la Comisión Etica es que ninguna circunstancia justifica la tortura. “Estos muertos por tortura no eran estudiantes, ni líderes sociales, y sus casos no son noticia”, sostuvo Juana Aguilera, presidenta de la entidad de derechos humanos en el acto conmemorativo realizado en la Universidad Alberto Hurtado el 29 de junio.

Ella hizo presente estos hechos ante el ministro de Justicia José Antonio Gómez, en otro acto realizado esa mañana en el Museo de La Memoria.

Demandas al gobierno

Agregó en su intervención que en Chile la tortura “no es un asunto del pasado ni concierne sólo a la dictadura; el hecho que aún muera gente de esta manera implica que la tortura es un crimen de lesa humanidad completamente instalado entre las prácticas policiales, que debe ser definitivamente erradicada. La profundización de la democracia y las garantías de mayores derechos, deben ir acompañadas del desafío de conformar fuerzas policiales y fuerzas armadas apartadas de las ideologías que construyen enemigos internos para encontrar sentido a su razón de ser. Ya es hora que los cuerpos armados de nuestro país dejen de ver a la ciudadanía como un sector a reprimir y donde la tortura es el instrumento a utilizar. También es necesario poner término al envío de soldados y policías a la Escuela de las Américas y el cierre de la base militar de Estados Unidos en Con-Cón, así como también, se requiere la derogación de las disposiciones legales y reglamentarias que establecen ´obediencia debida´, porque su mantención favorece la subsistencia de la aplicación de tortura por policías y militares.”

El ministro Gómez recibió de la Comisión Etica el crítico informe elaborado por la jurista francesa Mireille Fanon (Fundación Frantz Fanon) luego de su misión de observación a la zona mapuche que incluyó recorrer en mayo de este año las cárceles con presos políticos mapuche.

Al abrir el acto realizado por la CECT, Hervi Lara, coordinador y miembro fundador de la entidad, que lleva 13 años luchando contra la tortura en Chile, dijo que esta permanece “atenta a los avatares del devenir histórico, buscando verdad y justicia. La justicia es otra cara de la verdad. Y la verdad es lo que da sentido de trascendencia al hombre. Es lo que posibilita las grandes acciones y los espíritus grandes. La mentira, en cambio, corroe las almas de los hombres. Es necesario rebelarse frente a la falsedad que es presentada como verdad. Porque tenemos el derecho a no ser silenciados y a tener presencia en la historia. Es por eso que los poderosos quieren nuestro silencio. Nosotros hablamos y seguiremos hablando contra el olvido, contra la muerte, por la memoria y por la vida. Nos negamos a morir la muerte del olvido.”

Fin de la desidia

En la declaración pública dada a conocer el 29 de julio, la CECT sostuvo que las autoridades políticas, legislativas y judiciales no pueden seguir evadiendo la instalación de un mecanismo de prevención de la Tortura y la implementación de la Comisión Nacional de Prevención de la Tortura, así como instancias permanentes de calificación de las víctimas y archivos abiertos y públicos.

Señala que para que estos casos no sigan cayendo en la justicia militar y sean sancionados efectivamente, es urgente adoptar la definición de tortura en el Código Penal adecuándola a la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

Reiteran asimismo la necesidad de derogar la disposición legal incluida en la Ley de Reparaciones de la Ley de Reparaciones Nº 19.992, que prohibió a los Tribunales de Justicia acceder a los testimonios entregados a la Comisión Valech, y el Decreto Ley de Amnistía de 1978, que obstaculiza la posibilidad de sancionar los crímenes de tortura cometidos entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1978.

Derechos y deberes de la población penal

La Comisión Etica rechaza los abusos de poder perpetrados por gendarmería en contra de familiares de presos, planteando la necesidad de que exista una ley sobre derechos y deberes de la población penal, que permita terminar con esas prácticas de gendarmería de Chile que agregan más dolor al que ya viven esas familias.

Medallas “P. Alfonso Baeza”

En el acto, la CECT homenajeó también la memoria del P. Alfonso Baeza, fundador de la CECT y recordado sacerdote ligado indeleblemente a las luchas del pueblo en dictadura y en democracia. El P. Baeza falleció el año pasado. Una medalla que lleva su nombre distinguió a seis luchadores sociales de hoy. Hubo así una medalla que visibiliza la lucha por el agua que se libra en las secas tierras del norte, honrando el aporte de Barbara. La segunda medalla, entregada por Melissa Sepúlveda, presidenta de la FECH, fue para Claudio Escobar, formado en el Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo y creativo practicante de la no violencia activa. El es un ícono de todas las marchas de derechos humanos y causas justas, y acompaña hoy también las luchas del pueblo mapuche y ecológicas.

La tercera medalla la recibió Anita Goossens, laica belga de impecable trayectoria en defensa de los derechos humanos, iniciada en tiempos de dictadura junto a comunidades de base, caminando por poblaciones de la zona oeste y sur de Santiago. Ella vive en La Legua Emergencia, luchando por los derechos de todos y todas, en especial de los niños. Marcos Cárdenas, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Alberto Hurtado le entregó su medalla. La cuarta medalla fue entregada a Luis García Huidobro, ex jesuita que asumió un compromiso de vida con el pueblo mapuche y quien sostuvo que muchos lo merecían más que él. Se recordó el insólito despliegue que hizo recientemente el general Iván Bezmalinovic viajando en helicóptero a detenerlo. La quinta medalla la recibió la periodista Lucía Sepúlveda Ruíz, por su aporte en la memoria y la reivindicación de los caídos, y su activismo en el tema de la semilla y la lucha contra la Ley Monsanto asumida por un amplio movimiento de resistencia contra los transgénicos y a favor de la soberanía alimentaria. La distinción se la entregaron a dúo Víctor Hugo Montoya, joven publicista, absuelto tras meses de prisión de la acusación de colocar bombas en un cuartel policial; y Alejandro Núñez, de las comunidades de base de la Población La Legua.

Premio a historiador Sergio Grez

El sexto galardonado fue el historiador Sergio Grez Toso, de vasta trayectoria académica, nutrida obra y gran compromiso social. Al recibir la distinción Grez manifestó que él entiende que la forma de levantar los derechos humanos hoy, es acompañar las luchas de los movimientos sociales, y en su caso él lo hace con el movimiento estudiantil y el pueblo mapuche. Recibió la medalla de manos de Fanny Dittborn, en representación de la familia del Padre Baeza.

Un aplaudido grupo de miembros del Coro de la Universidad Alberto Hurtado y el destacado cantor popular de La Legua Eduardo Muñoz aportaron la música en la actividad. Está claro que tal como escribió Víctor Heredia y coreó la audiencia el 29 de junio “Todavía cantamos, todavía soñamos, todavía esperamos.”

Por Lucía Sepúlveda Ruiz

http://www.periodismosanador.blogspot.ch/

 

La misión humanitaria de la hija de Frantz Fanon en Chile

hervi_lara.jpg

Frantz Fanon postulaba que la absorción de culturas o ideologías dominantes por parte de los sometidos produce efectos patológicos, tanto social como individualmente.  En consecuencia, el reemplazo de formas discriminatorias de relación social debe ser el resultado de la expresión de nuevas formas culturales y políticas que aparecen entre los oprimidos.  Otro de los postulados de Fanon es sobre el poder catártico de la violencia revolucionaria, al eliminar sentimientos de inferioridad y permitir a la conciencia el control sobre el propio destino.  Porque ser colonizado es absorber el contenido de una civilización ajena.

Frantz Fanon ejerció la medicina en Argelia, país baluarte del colonialismo.  Allí quiso vivir y luchar entre colonizados al igual que él, por lo que integra el Frente de Liberación Nacional.  Una de sus principales interrogantes era: ¿por qué un negro está dispuesto a arriesgar la vida por quienes lo desprecian y abusan?  Es ésta una expresión del racismo al que define como “la explotación de un grupo de hombres por otro”, lo que conduce a las enfermedades.  Los enfermos son las víctimas del sistema que ellos mismos combaten.  Denuncia que es una hipocresía no aceptar ver en el colonialismo y sus secuelas de guerra y tortura a un conjunto de cómplices que viven en su seno, al “colocar mordaza en toda voluntad de resistencia”.

Entre el 5 y el 14 de mayo pasados, estas y otras ideas fueron promovidas en Chile por la hija de Frantz Fanon, Mireille Fanon Méndes-France, quien preside la Fundación Frantz Fanon por los Derechos de los Pueblos, creada el año 2008.

Mireille Fanon Méndes-France es jurista.  Observadora de procesos de colonialismo.  Integrante del Consejo Científico de ATTAC-Francia.  También forma parte de la Oficina Nacional de la Unión Judía Francesa para la Paz.  Es experta independiente del Grupo de Trabajo para los Afrodescendientes ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.  En el año 2011, fue Observadora Internacional en el juicio contra la CAM, en Cañete.

La Fundación Frantz Fanon se ocupa de la recolección de archivos y documentos de y sobre el mítico luchador anticolonialista.  Ha incorporado estudios contemporáneos de siquiatría en relación al colonialismo.  También busca responder a la pregunta sobre cómo operar hoy con el concepto de “unidad africana”.  Ausculta nuevas expresiones de racismo.  Desarrolla formas de educación sobre el significado del colonialismo.  Establece vínculos de solidaridad con los procesos de antirracismo, descolonización y emancipación de los pueblos.

De la labor de la Fundación Frantz Fanon han emanando conferencias y acuerdos internacionales contra todo tipo de racismo, así como la formulación de ideas de emancipación del modelo “humanista” de la colonización europea, procurando construir un humanismo propio del pueblo que se emancipa.

En su reciente visita a Chile, Mireille Fanon Méndes-France  visitó al machi Celestino Córdova en el módulo especial para presos políticos mapuche de Temuco.  Allí pudo constatar la profundidad espiritual y la conciencia del machi, quien niega tajantemente su participación en los hechos que se le imputan.  Posteriormente, sostuvo una reunión con el Seremi de gobierno de la Región de La Araucanía, Mario González, quien expuso el “nuevo trato” que tendría el actual gobierno con el pueblo mapuche, pero no pudo explicar la ascendente represión en contra del mismo pueblo.  Luego, Fanon se reunión con los abogados de Celestino Córdova, quienes trabajan en distintas causas relacionadas con el pueblo mapuche.  En el mismo día, Fanon expuso su pensamiento anticolonial y anti discriminatorio en un coloquio en la Universidad de La Frontera, compartiendo con diversos académicos e intelectuales de la Región, entre los que se destaca el abogado José Aylwin, co-director del Observatorio Ciudadano y Consejero del Instituto Nacional de Derechos Humanos.  Culminó el día con un conversatorio con estudiantes del Hogar Estudiantil Mapuche de Pelontuwe.

Siempre guiada por el jurista Felipe Arias, de la Comisión Etica contra la Tortura (CECT-Chile), Fanon viajó a Angol para asistir al segundo juicio oral contra el werken Daniel Melinao, quien anteriormente había sido absuelto de las acusaciones, precarias e inconsistentes, de las que ha sido objeto.  En dicha ocasión hubo un despliegue de testigos de Carabineros afirmando reconocer a  Daniel Melinao en el operativo en que murió el carabinero Hugo Albornoz, no obstante la constancia de que Melinao no se encontraba en el lugar de los hechos.  En este segundo juicio, nuevamente Melinao ha sido absuelto.

Aún en Angol, Fanon visitó a los  comuneros presos en el penal de esa ciudad, los que tienen restringido el derecho a visitas y cuyos juicios también se han basado en pruebas testimoniales inconclusas, testigos “sin rostro” y figuras de delación compensada.

En la ciudad de Victoria, Fanon visitó a los presos políticos mapuche que, en ese momento, aún se encontraban realizando una huelga de hambre: Luis Marileo, Leonardo Quijón y Cristián Levinao.

En la Casa de la Cultura de Ercilla, la Observadora participó en un conversatorio sobre la necesidad de mutuo apoyo entre chilenos y mapuche.  Arribando a Lebu, pudo conversar in extenso con Emilio Berkhoff, recluido en prisión preventiva en situación de aislamiento.  Días después, Berkhoff ha sido puesto en libertad incondicional, tras un año de encarcelamiento.

En Concepción, en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de “El Manzano”, Fanon y Arias conversaron con Héctor Llaitul y Ramón Llanquileo, presos políticos mapuche condenados en el juicio de Cañete en 2011, al cual Mireile Fanon asistió en su calidad de Observadora Internacional de Derechos Humanos.  Ambos dirigentes de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM) proporcionaron su visión de la lucha del pueblo mapuche por la recuperación de las tierras ancestrales, el respeto a su cosmovisión y cultura y la búsqueda de autonomía y autodeterminación.

Fanon culminó su visita al sur en un coloquio en la Universidad de Concepción organizado por la Asociación Cultural José Martí, debatiéndose sobre las perspectivas de la lucha mapuche en el contexto del derecho internacional y la lucha anticolonialista.

De regreso en Santiago, Fanon visitó a Víctor Montoya, recluido en el Penal de Puente Alto, tras 15 meses en prisión preventiva bajo acusaciones de dos testigos protegidos, asistiendo también al juicio oral en lo penal en su contra.  Además, se reunió con sindicatos de pescadores artesanales de San Antonio en la perspectiva de la construcción de la alimentación popular y sustentable, lejos de los intereses de las transnacionales.

Las inquietudes de esta visita de observación fueron presentadas al presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Hugo Gutiérrez, así como también al Instituto Nacional de Derechos Humanos, además de haber atendido a la lectura de la sentencia de nulidad del juicio del machi Celestino Córdova, la que fue denegada por la Corte Suprema.

La visita de observación culminó en el coloquio organizado por la Comisión Etica contra la Tortura (CECT-Chile)  y la Federación de Estudiantes de Chile (Fech), bajo el título “A 53 años de la muerte del autor de Los condenados de la tierra, la actualidad de la lucha anticolonial”, el cual se realizó en el Aula Magna de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile.

La misión humanitaria de Mireille Fanon Méndes-France podría sintetizarse en lo siguiente:

1º Existen graves retrocesos en la situación del pueblo mapuche, así como en el respeto a sus derechos.

2º La Ley Antiterrorista continúa aplicándose de manera encubierta.

3º Continúa la criminalización del pueblo mapuche y se ha incrementado la represión a quienes son considerados “enemigos internos”.

4º Se insiste en la integración, de manera forzada, del pueblo mapuche a la sociedad chilena.

5º Se roban las tierras de los mapuche para su traspaso a las transnacionales.

6º Constituye un deber ético superar esta forma de colonialismo.

Hervi Lara_XRetornando a Francia, Mireille Fanon Méndes-France hizo público un informe oral sobre su visita de observación a Chile, el día 3 de junio, en el cine “Le Chef” de París.

Desde su perspectiva, el colonialismo en la actualidad comprende al pueblo mapuche y los otros pueblos originarios y se ha extendido a los estudiantes, a los afrodescendientes, a los migrantes, a los pescadores artesanales, a quienes se les despoja de lo que tienen y de lo que son.  Nadie puede despojar a sus semejantes sin cometer un crimen, sin someterlo o matarlo, porque la violencia colonial busca la deshumanización.

Descagar informe copleto AQUÍ

Mireille Fanon Mendès-France Comisión Ética Contra la Tortura, del 4 al 15 de mayo 2014. Mireille Fanon Mendès-France Fundación Frantz Fanon

Haz clic para acceder a mision_de_mireille_fanon_en_chile-mayo-2014-esp.pdf

26/06/2014

Share this


690

Las batallas por la memoria desde una perspectiva libertaria

Otra consecuencia de la forma de recordar a las víctimas impuesta por los gobiernos post-dictatoriales ha sido la invisibilización de las “otras” víctimas, es decir de todos los que sufrieron la violencia, la censura, el incertidumbre y el autoritarismo de la dictadura, sin ser “propiamente” víctimas de atropellos a los derechos humanos. El recuerdo de este periodo debiera ampliar su forma de concebir a las víctimas, asumiendo que la sociedad en su conjunto sufrió la violencia política, económica y social de la dictadura, violencia que no solamente alteró la vida de millones de chilenos, sino que permitió instaurar el modelo político y económico que cada vez más una gran mayoría de personas está rechazando en la actualidad.

Verdeolivo

20130920-023957.jpg

    Si bien el recuerdo de las víctimas ha contribuido a reconocer esos atropellos y a avanzar en verdad y justicia, la forma de recordarlas, que se ha impuesto en los gobiernos de la Concertación, y que sigue operando en la actualidad, ha sido recordarlas en tanto meras víctimas, dejando de lado los proyectos políticos y las trayectorias vitales que motivaron la acción de esos miles de hombres y mujeres que fueron asesinados, desaparecidos, torturados, exiliados, exonerados y violentados. El recuerdo de las víctimas en tanto que meras víctimas instaura una memoria despolitizada que transforma a los sujetos que recuerda en una entidad abstracta y por lo tanto inofensiva. Cabe destacar sin embargo que organizaciones sociales, políticas y de memoria han hecho importante esfuerzos por restituir la dimensión política de quienes fueron víctimas de estos atropellos.

En el contexto de la conmemoración de los 40 años del Golpe de Estado de…

Ver la entrada original 1.354 palabras más

Quilapayún: Memoria musical viva de Chile

Quilapayún son vistos hoy como un símbolo de la música chilena, como un grupo que representa a los años de resistencia de otra época. Pero la gente joven los conoce y acude a sus conciertos, como el que dieron en 2013 que consiguió unir a las dos facciones desde Santiago de Chile y París a través de las tecnologías por pantallas. Carrasco, que vive en la capital chilena, habla de “desaliento actual” en la sociedad, eso que el profesor, ensayista y musicólogo chileno Gastón Soublette califica de “sociedad descontenta y neurótica”, a la que “falta armonía”. “Nos hemos demorado muchísimo en tener una ley del aborto, una ley del divorcio, un sistema de salud… Veintidós años de democracia no han logrado barrer con esto. Y en estos momentos lo que ocurre es que se llega a un momento de desagrado, un momento límite, ante esta situación. Por eso, esta efervescencia”.

Verdeolivo

1437322315_793366_1437323234_noticia_normal

Vistos por el mundo entero como uno de los símbolos de Chile, Quilapayún son algo más importante: son memoria viva. Un rasgo que se muestra a la perfección en uno de los fundadores de la banda y actual director, Eduardo Carrasco. Su voz tiene el tono exacto de un anciano venerable, expresándose con claridad sobre asuntos de ayer y de hoy, adquiriendo una peculiar gravedad cuando recuerda con serenidad los días que podían haber sido los de su asesinato sino fuera porque Salvador Allende le salvó por casualidad de morir, seguramente, acribillado a balazos tras ser torturado como su amigo Víctor Jara, que antes de ser cantautor ejerció como director de Quilapayún. “El golpe de Estado de Pinochet nos pilló fuera de Chile. Habíamos salido como delegación cultural de países no alineados que tuvo lugar en Argelia a comienzos de septiembre de 1973. Allende nos eligió a nosotros pero él…

Ver la entrada original 1.401 palabras más