Tortura y Resistencia en Chile Estudio Médico – Político

 

Tortura y Resistencia en Chile
Estudio Médico – Político

 

Katia Reszczynski, Paz Rojas, Patricia Barceló

 

Editorial Emisión
Santiago, 1991

 


 

ADVERTENCIA DE LOS EDITORES

Este libro se terminó de escribir en 1978 en Francia, donde sus autoras -tres médicos chilenos- se habían refugiado tras el cataclismo que se abatió sobre Chile en septiembre de 1973. Se publicó en ese país en 1984 (Editions L’Harmattan, París) sin que con posterioridad haya aparecido una edición en castellano.

Esta es, en consecuencia, la primera oportunidad que tiene el lector chileno de conocer una obra que nos atrevemos a calificar de fundamental. Es cierto que si hubiera que reescribirla hoy, algunos aspectos serian probablemente diferentes, lo que no es extraño porque han pasado casi catorce años desde la fecha de su redacción original. Pero los cambios serían sólo adjetivos: cuestiones de lenguaje, principalmente, y algunos enfoques políticos: pero en lo esencial, en su sustancia, la obra conserva tal cual se presenta toda su abrumadora elocuencia: los hechos pueden narrarse de una u otra manera, pero seguirán siempre siendo los hechos, y eso es en definitiva lo que cuenta. En Chile la tortura fue después del golpe militar una forma de poder institucionalizada, y pierde su tiempo el que quiera entender la entraña histórica de este periodo sin compenetrarse del papel que tortura y torturadores jugaron en los aciagos años de la Dictadura.

La obra se publica, en suma, tal como fue pensada y escrita en su versión original y así la asumimos, convencidos de entregar a los chilenos y a los lectores de nuestra lengua un documento lacerante pero esencial y demoledor.

Santiago, noviembre de 1991.

 


Dedicamos este trabajo:

A nuestros amigos, pero también a nuestros enemigos…

A nuestros colegas muertos o desaparecidos: Beatriz Allende,
Jorge Avila, Eduardo González, Jorge Klein, Carlos Lorca,
Enrique París, Bautista Van Schoewen,
pero también a los colegas que delataron y torturaron…

A nuestros familiares o camaradas desaparecidos:
Muriel Dockendorff, Fernando Ortiz, Carmelo Soria,
pero también a los funcionarios, torturadores, guardianes…

A nuestros dirigentes Salvador Allende, Miguel Enríquez, María Ugarte,
pero también a aquellos que conducen la contrarrevolución en Chile…

A todos los movimientos que combatieron
y siguen combatiendo por una liberación definitiva,
pero también a los dictadores y el sistema que los dirige…

París, 1979.

Las autoras expresan su profundo agradecimiento a ANDRE JACQUES y MARÍA LUZ HUIDOBRO. Ellos no sólo han colaborado con la esencia misma del trabajo sino que, incluso, su estímulo constante nos ha ayudado a no claudicar en esta difícil tarea.

Tampoco podemos dejar de mencionar a CARMEN RODRÍGUEZ, SOLEDAD BIANCHI, GENEVIEVE CAMUS-JAQUES y JESÚS DEL PRADO, pues sin la ayuda de todos ellos habría sido más difícil aún este trabajo.

Agradecemos también a los JEFES DE SERVICIO de los Hospitales que en Francia, nos permitieron tratar a ex prisioneros, principales autores de esta obra.


PREFACIO

Diciembre de 1979.

Esta obra es un «arma de combate» y va dirigida a todos aquellos que en el mundo quieren oponer resistencia a regímenes de represión y tortura.

Las autoras son tres médicos, mujeres, chilenas, las tres víctimas de la represión que se dejó caer en su país en 1973, y que en distintas calidades sufrieron persecución, clandestinidad, tortura, detención antes de ser exiliadas en Francia.

Como médicos y como militantes que optaron claramente por la resistencia a la contrarrevolución, estuvieron enfrentadas, en Chile mismo a las consecuencias del funcionamiento de la maquinaria represiva sobre quienes las rodeaban: enfermos, compañeros de trabajo, compañeros de lucha y también sobre ellas mismas.

Para que su experiencia “consciente” pueda ser útil a los demás, a todos aquellos en Chile, en América Latina y en otros países, que puedan encontrarse un día frente a un agente de represión, es que ellas elaboraron, muy pronto el proyecto de investigación que condujo a este libro. Apoyándose en el «background» biológico, psicológico e ideológico con que el sujeto reprimido afrontó el aparato represivo y analizando los objetivos fundamentales y funcionamiento de este último, se trataba de investigarlos efectos médicos y psiquiátricos provocados en el sujeto reprimido, y las respuestas entregadas, sobre todo en términos políticos, por el prisionero en todas las etapas que debió afrontar.

Si bien la historia que aquí se inscribe tiene como marco a Chile, no es por eso menos rica en enseñanza para otros pueblos que conocen en este momento el mismo tipo de regímenes totalitarios y en forma más general que desgraciadamente no ignoran, como lo profetiza Bertold Brecht “que aún es fecundo el vientre de donde salió la bestia inmunda».

A su llegada en exilio a Francia, las autoras vinieron a CIMADE a contarnos su proyecto y pedirnos apoyo para su realización. Acogiendo refugiados desde 1940, sostenemos como una de nuestras políticas más firmes, la mantención de la identidad nacional y política de los exiliados, conscientes de que este apoyo es tanto más útil cuanto que el exilio obligado es una trauma corrosivo, difícil de superar pero que necesariamente debe serlo.

Sostenernos y sabemos que lo que pueden realizar los refugiados políticos en ese tiempo de alejamiento provisorio sin fallar al realismo inmediato de la inserción, es muy importante ante los ojos mismos de los que quedaron en el país. Así pues, la perspectiva del trabajo presentado aquí cabía en el ámbito de lo que en el CDE, deseábamos alentar en todas sus formas.

Igualmente hemos querido sostener lo que, en esta obra, nos parece un aporte considerable a la comprensión de acontecimientos que responden a una lógica fríamente calculada -que conviene conocer para resistir mejor a ella- y no al desencadenamiento de la locura asesina e imprevisible de un tirano, o del dictador de un día.

En una perspectiva dialéctica, las autoras no han abandonado jamás la relación directa de los dos polos de la realidad: el aparato represivo, su ideología, su política, sus métodos, sus hombres y por otro lado el pueblo chileno, sus organizaciones, sus formas de resistencia, sus militantes.

Esta exigencia metodológica debe permitir escapar a lo que ha sido la debilidad de la mayoría de nuestros análisis europeos sobre el monstruoso fenómeno nazi. Es que ya retomados por la ideología dominante más o menos impregnada de su cristianismo cautivo, numerosos estudios han sido sólo descriptivos o, para escapar de un nacionalismo mezquino y obsoleto, utilizaron un perdón que de hecho ha obliterado el necesario análisis de las causas y las responsabilidades.

Un análisis preciso, por ejemplo, de la incoherencia e inestabilidad de ciertas capas sociales ayuda a comprender mejor cómo y por qué pueden ser «Trampeadas» por la facción dominante, por qué en ciertos momentos están atravesadas por contradicciones que pueden expresarse en desequilibrios políticos y psicológicos.

El presente trabajo sigue la evolución de los prisioneros y ex prisioneros en la perspectiva de su existencia, ésta misma recolocada en el marco de la historia de estos últimos años. Así tendremos simultáneamente una preciosa información relativa a la evolución de los militantes y de un develamiento de la política llevada contra ellos.

El resultado es un cuadro agobiador de la realidad chilena después del golpe de Estado militar de 1973 y también esa demostración que todo poder tiránico asigna un carácter patológico a los valores contrarios a su propio esquema y sus propios intereses y tiende a tildar de «desviados patológicos» a los opositores políticos.

Otros autores abordan la misma realidad bajo un ángulo psicológico. Uno no podría, sin faltara un deber de reconocimiento, ignorar todo lo que la descripción psicoanalítica puede aportar y descubrir, especialmente a propósito de la forma más disimulada del poder cuando se inscribe en la interioridad.

Una de las riquezas de la proposición de partida de este trabajo abrirá sin duda muchas controversias, pero también, esperémoslo, nuevas pistas de investigación: esta proposición intenta llevar la descripción y el análisis a partir de sus componentes biológicos, psicológicos e ideológicos. Se trata de una pista de trabajo que rechaza cierta separación de tareas en la aproximación médica, psicológica y política, la cual implica, y no es un mérito menor, una renovación de los métodos de trabajo: el trabajo de grupo, las síntesis, la implicación del psiquiatra y, en fin, la voluntad de inscribir investigación y terapia en el marco del contexto político e ideológico.

Con demasiada facilidad se adquiere el hábito de denunciar las violaciones a los derechos humanos evitando cuidadosamente las incursiones en un terreno su puestamente “no objetivo”: como si la tortura y la represión bajo todas sus formas no tuviesen un origen y una finalidad precisa, como si se hubiera alterado un derecho humano abstracto, adquirido por alguna especie de conciencia universal. Pues bien. es en la historia concreta donde se arraigan las acciones de lucha y los abusos denunciados. Y cada tipo de represión, de negación de los derechos reivindicados por el pueblo, tienen sus características, sus métodos, su ideología, su campo de aplicación.

En este sentido el presente trabajo no es derechamente «universalizable». El toca, combate cierto tipo de aparato al servicio de cierta visión del mundo (la que está expresada con bastante claridad en el llamado principio o ideología de la seguridad nacional) y llegados a este punto, ¿nos atreveríamos nosotros, los franceses, a decirnos lejos y a cubierto de este tipo de amenaza? ¿Y podríamos conservar en 1979 el punto de vista de Sirio?

Enero de 1984.

La publicación de esta obra, terminada en 1980, sufrió una demora «accidental». ¿Se puede decir que correría el riesgo, hoy día. de ser sobrepasada, obsoleta, de haber llegado a ser «histórica»? Ciertamente no: no puede estar más de actualidad, basta ir a Chile para convencerse.

* * *

El Chile de fines de 1983, el Chile que acaba de doblar el recodo de diez años de dictadura, impresiona y sorprende por el aspecto contradictorio de los acontecimientos que allí se desarrollan. Sólo daré una lista de los hechos que me tocó vivir en diciembre de 1983.

Contra la ley que desnacionaliza las minas de cobre, diez mil personas reunidas en el (teatro) Caupolicán gritan su ira, su voluntad de lucha y llaman a una huelga general: sus torres de alta tensión eléctrica saltan en una misma noche, del norte al sur del país, sumiendo a una gran parte de Chile en la oscuridad: en un teatro de Santiago se presenta «Demential Party», de un autor chileno cuyo tema es la tortura y que termina en una discusión con el público, con la presencia, arriba del escenario, de dos ex prisioneros recién liberados; delante de la seda de la CNI (Central Nacional de Información) 250 sacerdotes y religiosas, portando pancartas en que se lee «Aquí, en este momento se tortura”, realizan un sit-in no violento; con ocasión de un bautismo, el sacerdote inicia la ceremonia pidiendo a los padres y padrinos que prometan no haber participado en la tortura: una encuesta publicada en la revista democratacristiana «Hoy» revela que el 68 por ciento de los chilenos exigen la disolución de la CNI.

Pero simultáneamente: los carabineros atacan duramente a manifestantes y vendedores ambulantes en pleno corazón de la ciudad: un joven es muerto en la calle: 38 prisioneros son relegados a los confines del país; un médico de la Vicaría de la Solidaridad escapa por poco a una bomba colocada en su casa: un obrero del POJH (Programa de empleo para los jefes de hogar) es muerto por un policía; ante las reivindicaciones de los trabajadores del PEM (Programa de Empleo Mínimo) el gobierno disuelve este organismo, privando así, de la noche a la mañana, de los miserables veinte dólares mensuales que les pagaba: la tortura de prisioneros por la CNI no ha cesado (se descubren y se denuncian públicamente casas secretas de tortura) incluso han crecido, como lo atestiguan las cifras entregadas por las fuentes conjuntas de la Vicaría, de FASIC (organismo ecuménico) de la Comisión de Derechos Humanos y del Comité Nacional contra la Tortura, 81 casos en 1980. 48 en 1981, 108 en 1982, 339 en 1983, sin contar los casos que no fueron conocidos por los organismos de defensa de los derechos humanos, sobre todo en provincia.

¿Cómo explicar este recrudecimiento?

El «boom» económico, estrechamente ligado a la especulación financiera y que fue aprovechado por una capa restringida de la población, le ha proporcionado una especie de respiro al gobierno militar; entretanto, se acumulaban en profundidad los efectos destructores de una economía entregada a las influencias del mercado internacional. sin una política coherente de inversiones nacionales. La crisis económica internacional golpeó duramente a Chile y el gobierno confiesa que más del 30 por ciento de la población está ahora cesante o subempleada.

La clase media, numerosa en Chile, está afectada por esta caída de la actividad, y la confianza en este régimen militar y en su inspiración económica está remecida. Las cacerolas que en 1973 repudiaban el régimen de Allende, resuenan hoy día contra Pinochet incluso en los barrios burgueses.

Contra este fondo de desastre económico se alzan nuevas fuerzas populares: jóvenes, en primer lugar, que no han conocido más que la violencia de la represión como respuesta a todas sus aspiraciones, pobres también, habitantes de las poblaciones sobre todo, que nada tienen que perder porque no tienen nada. Todos están obligados a inventar nuevas formas de expresión y acción que por el momento parecen desconcertar los antiguos cuadros políticos y sindicales.

¿Qué puede el régimen militar frente a esta reorganización audaz del tejido social, frente a esas «protestas» que comenzaron casi ante la sorpresa general en mayo de 1983 y prosiguen bajo diferentes formas? A la defensiva, Pinochet, criticado por los partidos de derecha, ha aparentado proponer el diálogo sin suspender la represión. Las falsas aperturas lamentablemente pero evidentemente han fracasado. El uso de la fuerza, por el contrario, ha continuado a fin de aterrorizar a los menos audaces, haciendo dotar el espectro de una fuerza brutal que, llegado el caso, no retrocedería ante nada.

La tarea de atender a las víctimas y de recoger hasta en sus menores detalles el uso de la tortura y de las formas de represión en este contexto, la necesidad de prestar una voz a los testimonios, de ayudar a cada militante a prepararse y a responder a las distintas amenazas que intentan paralizar su acción, todo esto persiguen las autoras que realizan este libro: ellas actúan de diferentes maneras y denuncian pues la lista de las torturas conocidas y enfrentadas en el Chile de hoy y que sigue alargándose con todas las consecuencias que ello implica para las víctimas y también indirectamente para toda la población.

Diez años ya, y el aparato represivo no cesa de perfeccionarse y sus equipos están formados no sólo por especialistas en interrogatorios, sino también, por desgracia, de médicos, psicólogos. profesionales de la tortura. Es por eso que una obra como esta honra a quienes utilizan sus conocimientos para sanar y prevenir: por eso también es que no hay otra respuesta, más allá de los cuidados que algunos escasos especialistas puedan brindar a los ex prisioneros, que la lucha global de todo un pueblo contra un sistema impuesto por la fuerza y que no puede mantenerse sino por la fuerza, por no haberse ganado el consentimiento o el apoyo popular.

Con las autoras de este libro así con este pueblo que rechaza el terror, la solidaridad y la responsabilidad permanecen como nuestro modo fundamental de relación.

André Jacques

 


INDICE

Prefacio

Introducción

Primera Parte:
Trayectoria Metodológica

Capitulo I. Dos años en Chile

Pre-Golpe
El Golpe
Un año bajo la dictadura
Detención e Interrogatorio
Reclusión en campo de concentración

Capítulo II. Dos años en exilio

Sistematización de la investigación
Población investigada
Instrumentos metodológicos
Presentación de los 80 ex-prisioneros políticos
Antecedentes generales de los 80 ex-prisioneros políticos:

Segunda Parte:
Acción del aparato represivo
Re-acción del sujeto reprimido

Capítulo I . Golpe Militar

Acción del aparato represivo
Re-acción del sujeto reprimido

Capítulo II. Dictadura militar- pre-prisión

Acción del aparato represivo
Re-acción del sujeto reprimido

Capitulo III. Detención, Tortura e Interrogatorio

Acción del aparato represivo

1) Centros de reclusión Reacción a las situaciones de trasfondo
2) Técnicas de tortura
3) Combinación de técnicas específicas de tortura

Reacción del sujeto reprimido
Reacción al acto de interrogatorio-tortura
Reacción general inespccifica
Re-acción especifica
Efectos y secuelas del acto de tortura
Comportamiento político en el acto de interrogatorio-tortura

Capitulo IV. Reclusión en campos de concentración

Acción del aparato represivo
Re-acción del sujeto reprimido
Reacción al llegar al campo Comportamiento político

Capitulo V. Funcionarios del aparato represivo

Características de los funcionarios
Concepción del funcionario sobre el prisionero político
Organización y evolución de los servicios secretos de la Dictadura

Capitulo VI. Liberación en Chile

Capítulo VII. Exilio

Diáspora
Luego de llegar
Acción del exilio
Síntesis evolutiva de la patología
Síndromes del exilio
Actitud terapéutica

 


TORTURA Y RESISTENCIA EN CHILE
Estudio médico – político

EDITORIAL EMISIÓN

© Katia Reszczynski, Paz Rojas y Patricia Barceló
Inscripción Nº 80.976

Editora Periodística Emisión, S.A.
Manuel Montt 425 (Providencia) Santiago, Chile
Impreso en los talleres de ATG, Lira 613.
Santiago. Chile, en noviembre de 1991.
Impreso en Chile / Printed in Chile

 


 

Edición digital del Centro Documental Blest el 07feb02

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s