Desde la academia a la memoria contingente. “Martes once la primera resistencia”,

INVESTIGADOR DESCRIBE A QUIENES COMBATIERON CON ALLENDE EN LA MONEDA

 – 13 SEPTIEMBRE 2013POSTED IN: GENERAL

Hasta ahora, poco se ha dicho sobre quienes se alzaron en armas para combatir a los golpistas el mismo 11, pero Ignacio Vidaurrazaga en su libro “Martes once la primera resistencia”, cuenta con testimonios y entrevistas de quienes pelearon en La Moneda, en el centro de Santiago, en Tomás Moro, en La Legua y en Cerrillos.
“Sin el bombardeo a La Moneda, algo se podría haber hecho, antes de eso muchos creían posible llegar hasta el centro a rescatar a Allende”, cuenta el investigador que a la vez formó parte de la misma historia.
“Este es un libro que trata sobre los que fueron vencidos, pero no quedaron derrotados”, reflexiona.
Según él, “los combatientes del 11 fueron incómodos para la transición. Cuando los GAP han querido velar los restos de sus muertos en locales del PS, les han puesto problemas”.
“En los programas actuales está negada la resistencia: las armas, la viejita que esconde el barretín, la clínica clandestina de combatientes… esa historia fue negada por el NO y por el dedo de Lagos

El Intento Armado

El 11 de septiembre Vidaurrazaga figuraba junto a compañeros del Frente de Estudiantes Revolucionarios, el órgano estudiantil del MIR, en una fábrica ubicada en el sector de Mapocho esperando que llegaran las armas prometidas para enfrentar a los militares, cosa que nunca pasó.
En el centro de Santiago más de 50 hombres, de cuello y corbata, se transformaron en francotiradores y se apostaron en los ventanales del Ministerio de Educación y de la Torre Entel.
También fueron ocupadas como puestos de combate las oficinas del Banco Estado, de La Nación, del Ministerio de Hacienda y del ex edificio del Seguro Obrero por militantes del regional centro del Partido Socialista.
El autor se pregunta si el destino del país hubiera cambiado si la coordinación de la defensa armada del gobierno de Allende hubiera estado mejor preparada.
En el libro cuenta que en la misma mañana del martes 11 las direcciones del PS y el MIR comenzaron a diseñar un plan de salvataje de La Moneda.
El Partido Comunista había ordenado temprano el repliegue de sus fuerzas.

 

Resistencia en La Moneda

 

El testimonio de Juan Osses, de chapa Silvio, es esencial, porque es uno de los tres GAP (Grupo de Amigos del Presidente) que sobrevivió a los combates del 11 en La Moneda. Su historia es paradójica porque ese mismo martes Juan se casaba.
En su maletín guardaba la sub ametralladora Walter junto a una camisa y una corbata. El mismo día que iba a enlazarse con una mujer como un acto de amor, vio derrumbarse por completo el gobierno que defendía poniendo en riesgo su vida. A las once de la mañana se casaba, y a las nueve llamó por teléfono para avisar que no iba a poder llegar… estaba combatiendo en La Moneda.
Antes, acompañó al presidente en el traslado desde su residencia en Tomás Moro hasta el palacio de gobierno. Bajando por la Costanera el grupo pudo constatar el despliegue de las fuerzas militares:
Ya teníamos la visión de que estábamos rodeados por un primer círculo que iba a empezar a hacer fuego. Después evidentemente venía otro círculo que es donde caen los compañeros que venían de Tomás Moro. Suponíamos que eran por lo menos tres círculos concéntricos en torno a La Moneda. Habían instalado artillería pesada en la plaza Bulnes —cañones 105 mm— y tanques que disparaban hacia La Moneda y, por esa misma calle, comandos francotiradores metidos en los techos de los ministerios que quedaban en Teatinos.
Pasadas las nueve de la mañana, el combate se hace intenso y dentro de la casa del gobierno Osses verá caer a algunos de sus compañeros. En total, unos 25 GAP combatieron junto al Presidente Salvador Allende, el doctor, como ellos lo llamaban:
Ese es el momento, cuando al Manque le llega una ráfaga que lo tira contra la pared de atrás. Para mí, fue súper impactante porque era mi amigo y lo veo que sale disparado con una ráfaga de ametralladora, seguramente de uno de los tanques. Me giro, y veo que está apoyado con la cabeza contra la pared, tiene el estómago abierto y las tripas afuera y su arma queda caída. En ese momento tuve que tomar una decisión, mi dilema era si lo ayudaba o seguía combatiendo, lo volví a mirar y para mi estaba muerto. Dejé a mi amigo y seguí combatiendo como loco, no sé, cuánto fue el tiempo que pasó. Sentí que el tiempo se detenía. Manque no gritó nada… nada.
En otro pasaje, Osses describe el intenso fuego cruzado que se desató antes del bombardeo, cuando los hombres de la UP disparaban desde palacio y desde los ministerios que rodeaban la Plaza de la Constitución. Los militares pasaban a la ofensiva utilizando sus tanques:
Entre las 09:30 y las 10:30 se intensifica progresivamente el ataque de las fuerzas que integran el cerco militar a La Moneda. El repiqueteo de las ametralladoras punto 30 y punto 50 emplazadas en los tanques comienza por el costado de la Plaza de la Constitución más próximo a la oficina presidencial. De inmediato hay respuesta de fusilería tanto desde La Moneda como de los edificios que rodean la plaza. El intercambio es ensordecedor. Los tanques buscan crear las condiciones para avanzar junto a las tropas de infantería, pero no pueden lograrlo a causa de la intensidad del fuego. Los soldados retroceden, pegan sus cuerpos a los blindados M-41 para resguardarse o se parapetan bajo los escaños; algunos, incluso, se acuestan en el pavimento. ‬

 

La resistencia negada
Vidaurrazaga manifiesta su extrañeza por la actitud de vergüenza que asumen muchos de los que resistieron la mañana del 11, lo que atribuye al impacto generado por 17 años de dictadura:
“En Chile a diferencia de muchos países europeos, es aún infrecuente que se asuma: fui un resistente…estuve en la Resistencia y que ello se traduzca de inmediato -al menos en la mayoría de los casos- en motivo de orgullo y reconocimiento social. Aquí, la dictadura instaló los conceptos de subversivo y terrorista y esos han perdurado en el tiempo. Quizás, ello explica que transcurridos 40 años aún existan personas, que por razones de trabajo o familiares, aún no se decidan a compartir sus experiencias resistentes, particularmente armadas en las que participaron ese día y durante los 17 años siguientes”.
Las marchas del movimiento estudiantil el 2011 es una de las razones para rescatar estas historias, según apunta el autor:
“En este nuevo clima de cuanto contar y decir, las movilizaciones del 2011 han sido determinantes. No fue casualidad ver en las multitudinarias marchas estudiantiles y sociales de estos años a actores personificando a Salvador Allende y Miguel Enríquez u otros personajes históricos. ¿Qué reivindicaban los jóvenes en esos liderazgos? O dicho de otra forma ¿Que habían tenido, hecho o dicho ellos, que les faltase a los líderes actuales?.
El libro está dividido en dos partes. La primera relata minuto a minuto los sucesos del once y está acompañada por abundante infografía relativa a los movimientos de militares y de resistentes. La segunda presenta siete entrevistas, que reúnen algunos de los testimonios reproducidos por esta nota, además de conversaciones con Andrés Pascal Allende y el oficial constitucionalista Santiago Bulnes, entre otras.
“Martes once la primera resistencia” será publicada por LOM y se lanzará el próximo 4 de octubre en la Biblioteca de Santiago. Será presentado por la premio nacional de periodismo, Faride Zeran; el dirigente de los subcontratistas de Codelco, Cristián Cuevas; el ex dirigente estudiantil, Giorgio Jackson; y el actual presidente de la FECH, Andrés Fielbaum.
Fuente: El Dínamo.
Relacionado
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s